Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 22 noviembre 2018

Trump no debe ser recibido con honores en el Reino Unido, señala líder escocesa

EFE
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Edimburgo, Reino Unido (EFE).- La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo hoy que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no debería ser recibido con “un tratamiento de alfombra roja” durante la visita de trabajo del 13 de julio al Reino Unido, tras la polémica por la separación de familias inmigrantes.

Durante una intervención en la sesión semanal de control al Gobierno, Sturgeon confesó sentirse “consternada” por las imágenes de niños llorando al haber sido separados de sus padres por entrar de forma ilegal en Estados Unidos.

El Gobierno estadounidense reconoció la semana pasada que del 19 de abril al 31 de mayo ha separado de sus progenitores a 2 mil menores que cruzaron de forma irregular la frontera con México.

“No creo que sea apropiado en este momento que se despliegue la alfombra roja. Las reuniones son una cosa, pero el tratamiento de alfombra roja es otro”, afirmó Sturgeon.

Está previsto que el mandatario estadounidense llegue al Reino Unido el próximo 13 de julio, cuando se reunirá con la primera ministra británica, Theresa May.

Este encuentro se producirá después de que en enero de 2017 May invitase a Trump a hacer una visita de Estado al Reino Unido -el mayor honor diplomático que ofrece este país-, que tuvo que ser pospuesta debido al nivel de críticas que suscitó entre los británicos.

Sturgeon recalcó que considera “que no pueda haber nadie” que no se haya horrorizado “por las imágenes y las historias de niños pequeños separados de sus padres y encarcelados en lo que a todos los efectos parece ser una jaula”.

La líder escocesa dijo alegrarse del cambio de parecer de Trump, quien ayer firmó un decreto para evitar que los pequeños puedan ser separados de sus padres.

También May condenó ayer en el Parlamento la política migratoria del presidente estadounidense, pero adelantó que no contempla cancelar su próxima visita al país.

“Las imágenes de niños detenidos en lo que parecen ser jaulas son profundamente preocupantes. Eso está mal”, manifestó May y añadió que, pese a todo, existe una “especial relación” que une al Reino Unido y EEUU, y planteó la visita como una oportunidad para decirle a Trump que no está de acuerdo con su política migratoria.

La política de “tolerancia cero” hacia la inmigración ilegal de Trump, así como su decisión de abandonar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, le han valido críticas a nivel mundial y han colocado al presidente en uno de los momentos más complicados desde su llegada a la Casa Blanca en noviembre de 2016.

Minuto a minuto