Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 26 septiembre 2018

Se hunde San Luis por extracción excesiva de agua: UNAM

También influyen las edificaciones en sitios no adecuados, explica el Centro de Geociencias

Pulso
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Foto: Archivo

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) detectó hundimientos y fracturas en ocho ciudades del país, generados por la extracción excesiva de agua del subsuelo.

Se trata de la Ciudad de México, Querétaro, Toluca, Celaya, Morelia, San Luis Potosí, Aguascalientes, Mexicali y Durango, donde se han presentado hundimientos generalizados ocasionados por la extracción excesiva de agua subterránea y la construcción de edificaciones en sitios no adecuados, explicó Dora Carreón Freyre, investigadora del Centro de Geociencias (CGeo) de la UNAM.

Estos fenómenos, la subsidencia y la fractura de suelos, pueden llegar a ocasionar desastres como los que provocan los sismos, las inundaciones y las erupciones volcánicas, puesto que “degradan la estructura urbana, que generalmente muestra daños graves y de seguridad para los habitantes a mediano y largo plazo”, explicó la científica.

Lo que pasa en México es que se extrae agua subterránea de manera excesiva, y cada vez de zonas más profundas, la principal consecuencia es la subsidencia.

En México, casi toda la infraestructura está diseñada para extraer el líquido subterráneo.

“Necesitamos cambiar el paradigma con las agencias que administran el agua. Es grave que actualmente tenga menos costo un metro cúbico de agua de pozo obtenido a 300 metros de profundidad, que un metro cúbico de agua tratada. Por ahí tenemos que empezar”.

Como medidas de mitigación “se pueden poner en marcha sistemas alternativos, como hacer más eficaz el tratamiento de aguas, la captación del recurso pluvial y la inversión en mantenimiento de tuberías y drenajes, que generalmente tienen 60% de eficiencia”.

El problema es que a la fecha estos fenómenos, la subsidencia y la fractura de suelos, no habían sido considerados como fenómenos geológicos; ante dicha situación, un grupo de científicos encabezados por la doctora Carreón Freyre, logró incluir a México en la agenda mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a través de la Iniciativa Internacional de Subsidencia del Terreno.

“Cuando un país afectado por un fenómeno natural demuestra ante la UNESCO y el Banco Mundial que ha trabajado para mitigar esos problemas, ambas instituciones lo asisten con la gestión de daños y de recursos económicos”, explicó la científica.

“Los países deben trabajar en medidas de prevención y mitigación de las afectaciones: redes de monitoreo, programas de evacuación y zonificación de riesgos. Los estudios deben ser objetivos, rigurosos y sistemáticos, sin connotación económica o política, para que los tomadores de decisiones puedan usarlos”, agregó.

Minuto a minuto