Fundador:
Miguel R. Valladares García

domingo 16 diciembre 2018

Los personajes más polémicos de la realeza británica

El Universal
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La familia real del Reino Unido se ha enfrentado a varios escándalos y polémicas gracias al inadecuado comportamiento de sus miembros. Empezando por uno de los miembros más polémicos de la familia real británica y a quien se le atribuye que la dinastía de la reina Isabel II sea la que llegue hasta el trono el día de hoy, el príncipe Eduardo VIII abdicó a su cargo como rey luego de 325 días, causando gran escándalo y revuelo al transmitir un discurso ante todo el pueblo inglés en el que reveló que la verdadera causa de su renuncia a la corona era por amor.

“Me ha resultado imposible soportar la pesada carga de responsabilidad y desempeñar mis funciones como rey, en la forma en que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”

Eduardo VIII mostró en varias ocasiones sus intenciones de unirse en matrimonio con Wallis Simpson; sin embargo, esta petición fue negada en varias ocasiones por el parlamento británico así como por los miembros de la corona de Inglaterra, pues en esa época estaba mal visto que un futuro rey se casara con una mujer divorciada, ya que Simpson estuvo casada en dos ocasiones anteriores. No obstante, esto no impidió que en 1937 Wallis y el príncipe Eduardo lograran llegar hasta el altar.

1) Príncipe Andrés. Uno de los hijos de la reina Isabel II que no pudo salvarse de los escándalos, fue el príncipe Andrés quien luego de su escandaloso divorcio con Sarah Ferguson, en varias ocasiones fue acusado de ser “infiel” y de mantener una vida íntima muy polémica, pues en 2015, una mujer le denunció ante un tribunal de Florida por forzarla a mantener relaciones sexuales cuando ella era menor de edad.

2) Sarah Ferguson. Continuando con la familia del príncipe Andrés, su ex esposa Sarah Ferguson, en agosto de 1992, ya separada del duque de York (aunque el divorcio llegó en 1996), aparecieron en unas fotos con el millonario estadounidense John Bryan, en las que éste le chupaba el dedo gordo del pie. Después de su divorcio la relación entre Sarah y la Reina Isabel II se mantuvo cordial, aunque, aseguran que el duque de Edimburgo la sigue considerando persona “non grata” en su familia.

3) Diana de Gales. Sin duda alguna Lady Di es por mucho el icono de los escándalos de la corona británica. En 1995 Diana Spencer durante una entrevista aseguró que tuvo un romance de cinco años con James Hewitt, quien fue siempre sospechoso de ser el padre del príncipe Enrique, afirmación que él negó. Además, confesó que se autolesionaba, que sufrió depresión postparto, bulimia y que siempre supo del romance de Carlos y Camila. Semanas más tarde se inició el proceso de divorcio entre el príncipe Carlos y Diana.

La muerte de Lady Di en 1997 fue un parteaguas en la historia de la familia real inglesa, pues se conocieron los alcances y repercusiones que el acoso por parte de la prensa y los paparazzis pueden ocasionar en la vida de una celebridad del tamaño de Diana.

4) Príncipe Harry. Luego de la trágica muerte de la princesa Diana, sus dos hijos William y Harry tuvieron que lidiar con la polémica y la pérdida temprana de su madre. El príncipe Enrique vivió en una época de caos durante su juventud antes de atreverse a buscar ayuda para superar la muerte de Diana; en ese lapso el duque de Sussex se enfrentó a varios escándalos, dos de los más sonados fueron: la vez que se disfrazó de un nazi y cuando fue captado desnudo en Las Vegas en una sesión de “strip póker”.

Minuto a minuto