Fundador:
Miguel R. Valladares García

jueves 21 de febrero de 2019

La Fiscalía turca ordena detener a 1,112 policías por vínculos golpistas

EFE

ANKARA, Turquía (EFE).- Las fuerzas de seguridad turcas iniciaron hoy una operación para detener a 1,112 policías, a los que la Fiscalía vincula con el fallido intento de golpe de Estado de julio de 2016, informa el diario Hürriyet.

La operación para detener a los sospechosos, de los cuales 130 son agentes hasta ahora en activo, se extiende a 76 de las 81 provincias del país.

El resto habían sido retirados o expulsados previamente del cuerpo policial para ser investigados por supuestos vínculos golpistas.

El fiscal jefe de Ankara ordenó su detención tras detectar que en el año 2010 la red de seguidores del exiliado clérigo islamista Fethullah Gülen, al que Ankara responsabiliza de la asonada, habría facilitado supuestamente el acceso de sus fieles al cuerpo policial.

Las autoridades relacionan a los detenidos con la cofradía de Gülen, a quien el Gobierno turco acusa de haber creado un “Estado paralelo” infiltrando a sus seguidores en cargos de la administración, la judicatura, las fuerzas armadas y la policía.

Gülen fue hasta 2013 un estrecho aliado del gubernamental islamista Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, en el poder desde 2002.

Divergencias de estrategia y luchas de poder terminaron de enemistar a los gülenistas con el AKP, convertidos ahora en enemigos irreconciliables.

Desde la intentona golpista, más de 8,500 miembros de las Fuerzas Armadas, entre ellos 150 generales, han sido expulsados de sus cargos por sus presuntas relaciones con la red de seguidores de Gülen, y la mayoría de ellos afrontan juicios en su contra, o han sido ya procesados.

Bajo la misma acusación, unas tres mil personas han sido detenidas el pasado mes, según el Ministerio de Interior.

La cifra total de los afectados supone aproximadamente el 3.5 % del personal militar que tenía Turquía antes de la asonada.

Minuto a minuto