Cáncer pancreático aumenta tasa de mortalidad en el mundo

Cáncer pancreático aumenta tasa de mortalidad en el mundo
Foto: The Lancet

El cáncer pancreático era considerado raro, pero hoy es una creciente causa de mortalidad alrededor del mundo conforme la población envejece.

La incidencia anual se incrementó de 196 mil casos en 1990 a 441 mil en 2017, alza atribuible en su mayoría al envejecimiento de la población, afirmaron investigadores en un artículo publicado en la revista 'The Lancet' de Gastroenterología y Hepatología, firmado por Alison P. Klein.

Además, advirtieron que otros factores que aumentan el riesgo de cáncer de ese tipo son la herencia genética, fumar, beber alcohol, la obesidad y tener diabetes.

La edad es el factor más fuerte que eleva el riesgo de padecer ese mal, que tiene posibilidades de muerte de cinco por cada cien mil personas a los 40 años, a más de 60 decesos por cada cien mil habitantes al inicio de los 80 años de edad.

Los países del oeste de Europa, los habitantes de Norteamérica con mayores ingresos, igual que los de Asia Pacífico y el sur de Latinoamérica son los que tienen mayor riesgo de contraerlo, debido a que su población ya alcanzó los 65 años de edad.

Pero ello, aclararon los especialistas, no significa que las poblaciones de escasos recursos se libren de contraerlo, sino que por su más corta expectativa de vida y sin un diagnóstico, se puede distorsionar el registro de personas que están siendo afectadas por ese mal en el mundo.

De este fenómeno no escapan los países africanos, donde se tiene la expectativa de que en próximas décadas también se incremente el número de personas afectadas por esta enfermedad.

En el artículo, los expertos detallaron que en 2012 ocho por ciento de la población global era mayor de 65 años; justo tres años antes esa proporción se incrementó a 8.5 por ciento y para 2050 la expectativa es que suba a 16.7 por ciento.

Explicaron también que el rápido crecimiento en el número de personas diagnosticadas se debe al mejoramiento en la detección y seguimiento a los casos de cáncer pancreático.

En ese sentido, subrayaron que quienes desarrollan las políticas de salud necesitan prepararse para atender el incremento de ese tipo de cáncer, procurando un diagnóstico temprano, mejores tratamientos y alentar la modificación del estilo de vida que disminuya los factores de riesgo.