¿Cómo atender la tartamudez?

¿Cómo atender la tartamudez?
La tartamudez se caracteriza por repeticiones o prolongaciones de sonidos, sílabas o palabras, frecuentes muletillas o con pausas que rompen el flujo del habla, explica la Organización Mundial de la Salud.
Sus expertos indican que es un trastorno del ritmo del habla y que la persona sabe lo que quiere decir, pero es incapaz de expresarlo debido a las repeticiones e interrupciones involuntarias. La tartamudez afecta al 5% de la población infantil mundial y al 1.5% de adultos. Es más común en el sexo masculino y algunos expertos la vinculan a un exceso de dopamina en el cerebro.
De los 22 y 28 meses de nacido un bebé se le puede detectar la disfemia y a los 2 años se puede identificar si sigue o ha desaparecido.
El neuropediatra Luis Antonio Pando Orellana precisa que la tartamudez no es una enfermedad, sino una condición con cuestiones fundamentales: factores biológicos, psicológicos y sociales. Se trata de una cuestión genética, neurológica y hereditaria asociada a comportamientos secundarios como aislamiento social.
Sus víctimas, a veces, caen en el uso de circunloquios o sinónimos para evitar pronunciar la palabra con la que el hablante piensa que se va a bloquear, tiene baja autoestima, frustración, depresión y ansiedad.
Palabras claras. Para atender a la gente con tartamudez se creó el Proyecto Ernest.
Su fundadora Perla Ernest cuenta que creció con tartamudez desde los 3 años, que le limitó en su vida social, académica y familiar. Viajó en busca de una solución, probó terapias y creó su metodología.
"Proyecto Ernest: transformando la tartamudez, es una comunidad de adultos que crecimos con tartamudez y hoy nos entrenamos", cuenta.
Con esta terapia, físicamente, "reemplazamos la tartamudez por ciclos armoniosos de respiración diafragmática y sincronización del habla... Emocionalmente vamos en corriente con la misma tartamudez y curiosamente nuestra fluidez aumenta sin resistirse". En lo mental, agrega, "nos exponemos a lo que hemos ido evadiendo para tomar las riendas de nuestra vida y tener una percepción distinta y armoniosa de nuestra identidad".