El precio del "milagro"

El precio del milagro
Foto: El Universal

Fácil y rápida. Así era la solución que Carmen estaba buscando para bajar de peso y que encontró a través del consumo de unas pastillas "milagro".

La primera muestra de que algo estaba ocurriendo en su cuerpo llegó cuatro semanas después de tomar la primera pastilla, cuando la visión de su ojo derecho comenzó a disminuir considerablemente.

"Me espanté mucho porque ya no veía casi la mitad. El oftalmólogo me dijo: 'Estás perdiendo la visión del ojo derecho'. Me mandó a hacer estudios, la resonancia y ahí vio que era un aneurisma", recuerda la joven de 35 años, quien desde hace casi una década consume pastillas para adelgazar.

El especialista en Salud Pública y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Daniel Pahua, afirma que debido a la falta de evidencia científica en torno a estos productos, se desconocen exactamente los efectos adversos que pueden tener en la salud.

Pahua indica que en el caso de aquellos que contienen sustancias químicas pueden producir desde reacciones gastrointestinales como colitis, gastritis y diarrea, hasta taquicardia, agitación y entumecimiento de dedos. Mientras que aquellos que se untan pueden causar daños en la piel. El tiempo en el que alguno de estos efectos puede presentarse varía en días y en organismos.

El caso de Karen es similar. Recurrió al consumo de cápsulas y de pizquitas de una semilla, conocida como "Semilla de Brazil (sic)", con la ilusión de bajar de peso. Sin saberlo estaba consumiendo un producto que cuenta con alerta sanitaria por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

"Una semana tuve para que me destrozara el estómago. Fueron una diarreas terribles, tenía la boca seca, estaba mareada, los dedos los tenía adormecidos. Mi estómago parecía el de un embarazo de siete meses", relata.

Según la alerta sanitaria, la "Semilla de Brazil" contiene dentro de sus ingredientes las especies botánicas: Betholletia excelsa, Aleurites moluccanus y, en algunas presentaciones, thevetia spp. Ésta última contemplada en la lista de plantas con toxicidad conocida de la Farmacopea Herbolaria de los Estados Unidos Mexicanos (Fheum).

La médico cirujano bariatra, Elisa Sepúlveda, explica que los productos "milagro" diseñados para bajar de peso generalmente están acompañados de dietas que prometen la pérdida acelerada de peso, pero que también comprometen la salud del consumidor.

Esta combinación puede causar trastornos gastrointestinales, déficit de minerales, pérdida de masa muscular, afectaciones sicológicas como ansiedad o depresión, alteraciones en la presión arterial e incluso insuficiencia hepática o daño renal.

Regulación sanitaria

Para que un suplemento alimenticio pueda ser comercializado no requiere un registro sanitario. Sólo basta con presentar un aviso de funcionamiento ante la Cofepris que indique el nombre del producto y cómo funciona, así como los datos de quien lo produce, comercializa y distribuye.

"Obviamente [los productos "milagro"] se regulan como suplementos de alimentos y no como medicamentos. Ese es el problema real, que no sabemos qué se está dando, en qué dosis ni en qué concentraciones y si pueden ser tóxicas o no", destaca Sepúlveda.

En 2005 se realizaron modificaciones a la Ley General de Salud, con la adición del artículo 414, el cual señala "procedente la acción de aseguramiento, como medida de seguridad, para el caso de que se comercialicen remedios herbolarios, suplementos alimenticios o productos de perfume y belleza que indebidamente hubieren sido publicados o promovidos como medicamento".

Según información proporcionada por Cofepris, los productos "milagro" que más son asegurados son aquellos que prometen bajar de peso, los que tratan o "curan" diversos tipos de enfermedades, como el VIH, el cáncer, la artritis, o el reumatismo, y aquellos para "sanar" órganos afectados, como riñones, pulmones e hígado.

Las entidades donde se han realizado estos aseguramientos en 2018 y 2019 son Ciudad de México, Nuevo León, Puebla, Jalisco, Morelos, San Luis Potosí, Guanajuato, Baja California, Veracruz, Querétaro, Quintana Roo, Aguascalientes, Guerrero, Tabasco, Sinaloa, Durango y Sonora.

De acuerdo con información brindada por Cofepris, los productos "milagro" asegurados de enero a diciembre de 2018 fueron un millón 513 mil 418 piezas, mientras que en el primer trimestre de 2019 se aseguraron 270 piezas.

¿Cómo identificarlos?

Entre 400 y 700 pesos gastaron Karen y Carmen para poder obtener las pastillas que las ayudarían a adelgazar. Y así como ellas, cientos de personas consumen estos productos que son encontrados en internet o recomendados por los mismos vendedores, quienes aseguran buenos resultados y nulo riesgo pues "los probaron en ellos mismos".

Elisa Sepúlveda, especialista en Cirugía Bariátrica, señala que una de las características que permiten identificar los productos milagro es que prometen hacer mucho y en muy poco tiempo.

En la etiqueta un suplemento alimenticio no puede contener procaína, efedrina, yohimbina, germanio, hormonas animales o humanas, estupefacientes o sicotrópicos, señala en un artículo el excomisionado de operación sanitaria Álvaro Israel Pérez Vega.

"Se ofertan o se anuncian con un efecto que no comprueban científicamente. Todos aquellos productos denominados 'suplementos' que ofrecen un efecto terapéutico y no lo comprueban científicamente pueden entrar dentro de ello [producto 'milagro']", afirma Ricardo Cárdenas, director ejecutivo de Supervisión y Vigilancia sanitaria de Cofepris.

Cárdenas exhorta a las personas a que no se expongan a este riesgo innecesario. "Hay que recordar que el consumo de estos productos invariablemente tiene efectos negativos hacia la salud", afirma.

"La pérdida de peso adecuada debe llevar una dieta saludable y balanceada, incluyendo todos los grupos de alimentos, además de incluir 30 minutos de actividad física diaria. La meta es perder un cuarto de kilo a un kilo por semana, dependiendo del organismo de cada persona", señala Sepúlveda.

Después de abandonar la ingesta, Carmen y Karen quedaron con secuelas que marcaron sus vidas para siempre. Karen sigue en espera de que su cuerpo termine de desintoxicarse, aunque está consciente de que una colitis la acompañará hasta el final de sus días.

Y para Carmen "fue una experiencia fea, me espanté mucho. Ya no recuperé 100% de la visión, sí como 90% o 95%, pero de repente veo una manchita negra".

Los productos que más se aseguran:

- Los que prometen la pérdida de peso.

- Para tratar o curar diversos tipos de enfermedades (VIH, cáncer, artritis, reumatismo, entre otras).

- Los que prometen curar órganos afectados (riñones, pulmones, hígado, entre otros).

- Los usados para bajar niveles de colesterol o triglicéridos.

- Potencializadores sexuales.

- Para mejorar el rendimiento físico y el sistema inmune.

- Antioxidantes.