El radiotelescopio del Observatorio de Arecibo deja un vacío irreparable

El radiotelescopio del Observatorio de Arecibo deja un vacío irreparable

San Juan, Puerto Rico (EFE).- La desaparición del radiotelescopio del Observatorio de Arecibo supone una pérdida importante para la comunidad científica mundial, a la que contribuyó en el último medio siglo con la búsqueda de asteroides que orbitan cerca de la Tierra, la observación de objetos exóticos en el espacio profundo, así como de pulsares y el estallido de ondas de radio distantes, y que además contribuyó al turismo de Puerto Rico e incluso fue escenario de algunas películas. 

El adiós de este emblema de Puerto Rico, por la rotura de los cables que sustentaban un radiotelescopio de 900 toneladas de peso, supone dejar atrás lo que ha sido una parte fundamental para la comunidad científica mundial durante el último medio siglo. 

El radiotelescopio del Observatorio de Arecibo permitió a los científicos observar objetos y eventos exóticos del espacio y misteriosas explosiones de ondas de radio. 

Arecibo, del que se sentían orgullosos todos los puertorriqueños aunque estuviera gestionado por autoridades estadounidenses, también ha sido una herramienta clave en la búsqueda de asteroides que orbitan cerca de la Tierra ayudando a los astrónomos a encontrar objetos que potencialmente podrían representar una amenaza para el planeta. 

CIENTÍFICOS DEL MUNDO QUERÍAN VIVIR LA EXPERIENCIA 

Científicos de todo el mundo querían tener la experiencia de unirse al Observatorio de Arecibo, en parte por programas como el de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, que sirvió para investigar en el espacio transmisiones de radio en el espacio profundo que podrían provenir de mundos inteligentes y ampliar documentación sobre las ondas gravitacionales. 

La lista de investigaciones y programas que se han desarrollado estas casi 6 décadas en Arecibo es larga e incluyen descubrimientos increíbles como la distribución del hielo polar en Mercurio, en el año 1994, o la repetición de ráfagas de radio rápidas desde fuera de nuestra galaxia, en 2016. 

El estudio de fenómenos como los súper agujeros negros y de información de ondas de luz y gravitacionales fueron cruciales también en este centro que ya no volverá a ser el de antes. 

El Observatorio de Arecibo ha tenido también importancia en la educación científica en Puerto Rico, con más de 100,000 visitas cada año. 

Aunque el radiotelescopio no volverá, la esperanza está ahora puesta en reactivar otras operaciones del Observatorio como la instalación LIDAR, que sirve para la investigación geoespacial, un centro de visitantes, áreas educativas y una instalación externa en la isla de Culebra. 

CENTRO TURÍSTICO DE PRIMER ORDEN 

Pero la parte científica, que es básica, no es la única, ya que el Observatorio de Arecibo era uno de los principales centros de interés turístico de la isla, sólo por detrás del casco histórico del Viejo San Juan y el bosque de El Yunque. 

La llegada de turistas era básica para esta franja del norte de Puerro Rico en las que una de las fuentes de riqueza eran los visitantes atraídos por este emblemático Observatorio con uno de los radiotelescopios más grandes del mundo. 

El Observatorio fue además durante muchos años un reclamo para Hollywood, que lo uso para alguna de sus películas más recordadas. 

En la producción de Hollywood "GoldenEye" puede verse a Pierce Brosnan caracterizado como el agente 007, en una película que fue dirigida por Martin Campbell, escalando escaleras y rampas del Observatorio de Arecibo en escenas de sus peleas contra espías enemigos. 

La no menos emblemática Jodie Foster aparece también en el Observatorio de Arecibo en "Contact", película en la que se la puede ver justo delante del gigantesco plato de radiotelescopio. 

Las espectaculares instalaciones y unos alrededores selváticos eran un auténtico reclamo para grabar películas de suspenso, ciencia ficción o aventuras. 

La noticia del adiós del radiotelescopio fue recogida por la representante de Puerto Rico ante el Congreso en Washington, Jenniffer González, quien llegó a decir que todos en la isla lo tienen como uno de sus grandes orgullos, una herramienta científica de calibre mundial atesorada por toda la comunidad científica. 

Todo puede pasar ahora al recuerdo después de que la Fundación Nacional de Ciencias (NSF, en inglés) de EE.UU, entidad propietaria de la histórica instalación anunciara este jueves a través de un comunicado de que ante el inminente colapso no hubo más opción. 

El radiotelescopio Arecibo, construido hace 57 años, era uno de los más grandes del mundo de un solo plato, de 305 metros del longitud y soportaba 900 toneladas de peso, lo que da idea de su magnitud.