"Hackers" que atacaron bancos mexicanos duraron año y medio dentro de las redes

"Hackers" que atacaron bancos mexicanos duraron año y medio dentro de las redes

Los piratas informáticos que atacaron a algunos bancos en México en abril y mayo de 2018 estuvieron hasta año y medio antes dentro de las redes de estas instituciones sin ser detectados, de acuerdo con la consultora de seguridad informática Tekium.

A un año del mayor "ciberataque" que ha sufrido el sistema financiero mexicano, el director de Servicios de Consultoría de Tekium, Enrique Vaamonde, estimó que antes de este embate, los "hackers" tuvieron "todo el tiempo del mundo" para hacerse de información valiosa y saber cómo operaban los bancos.

En entrevista con Notimex, no descartó la posibilidad de un nuevo ataque masivo a instituciones financieras en México, a pesar de los controles que implementaron autoridades e instituciones a raíz del evento de hace un año, debido alto nivel de sofisticación de los hackers.

Tekium es una consultora boutique enfocada en temas de ciberseguridad entre cuyos clientes se encuentra uno de los grandes bancos del país que fueron objeto del "hackeo" ocurrido en abril y mayo del año pasado, el cual implicó un monto cercano a 300 millones de pesos.

"Del uno al 10, yo le sigo dando una calificación 5.5 al sistema financiero mexicano. En el ciberataque estaba en 4.0-4.5, se han hecho avances, pero el problema es que te estás enfrentando a gente sumamente sofisticada y esos niveles de sofisticación no les veo dentro de los bancos y falta mucha conciencia todavía".

Sin revelar el nombre del banco con el que trabaja Takeim y que fue uno de los afectados por el ciberataque, apuntó que tras la investigación forense realizada por la consultora descubrieron que los piratas cibernéticos estaban desde un año y medio antes dentro de la institución financiera sin ser detectados.

Precisó que esta infiltración no se dio en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), sino en los sistemas de información y redes de las cinco instituciones financieras atacadas durante abril y mayo de 2018.

Dichos ataques se dan en los softwares o aplicativos de los bancos, ya sea desarrollados por ellos mismos o a través de terceros o proveedores, mediante los cuales preparan sus transferencias y se conectan al SPEI del Banxico.

"Al final no hubo ningún tipo de motivo para pensar que el Sistema (SPEI) como tal fue vulnerado, sino que fueron software de terceros que fueron adquiridos por los bancos los que sufrieron el ataque directamente, había una cantidad de controles que no se estaban siguiendo por parte de los bancos y por la falta de supervisión de Banxico también".

Vaamonde consideró que no puede descartarse que hubiera gente coludida dentro de estas empresas fabricantes de estos adaptadores que hayan filtrado información o haya colaborado en este caso con los hackers.

En promedio, dijo, los hackers están al menos entre 90 días y seis meses antes dentro de las instituciones que van a atacar, con lo cual previo al ciberataque ocurrido en el sistema financiero mexicano el año pasado, "tenían una radiografía muy buena de cómo operaba el sistema de pagos".

Para el especialista de Tekium, en este tipo de ciberataques participan grupos del crimen organizado nacional, pero también hay razones para pensar que hay crimen organizado internacional.

"En el SPEI NO tenemos información que haya habido participación de Corea del Norte y de China, pero en otros ataques que hemos visto nosotros en México, sí", señaló al referir que en otros casos se ha detectado que el crimen organizado utiliza "mulas" o gente que saca el dinero de las instituciones financieras y se encarga de manejar el dinero y distribuirlo.

A un año del ahora famoso ciberataque sin que hasta ahora hay sido detenida persona alguna, consideró que aún hay mucho por hacer para mejorar la seguridad el sistema financiero mexicano, pues incluso en fechas recientes sufrió intentos de hackeo a una casa de bolsa, una aseguradora, incluso una administradora de fondos para el retiro (Afore).

Consideró que el sistema financiero mexicano está mejorando mucho con respecto a hace dos o tres años, debido a que han pasado cosas, como este ciberataque, que les han "abierto los ojos" y ahora están haciendo un mejor trabajo de coordinación o de intercambio de información a nivel bancario.

No obstante, apuntó, aún falta mucho por hacer pues hay una desconexión importante entre las instituciones financieras y el gobierno, así como con los organismos de seguridad de inteligencia estratégica, que pese a que son los que investigan este tipo de cosas a nivel más técnicos, hay muy poca colaboración entre ellos y los bancos.

En su opinión, para prevenir y combatir este tipo de delitos cibernéticos, desde el punto de vista estratégico, en estas acciones tendrían que participar "desde el Cisen hacia abajo", pasando por instituciones como el Banxico o la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

Comparado con otros incidentes cibernéticos en otros países, el de México "sí fue un golpe duro", que además del daño económico, provocó un fuerte daño reputacional "que pudo haber sido mucho peor", puntualizó el director de Servicios de Consultoría de Tekium. 

Su mayor preocupación, agregó, es que vuelva a ocurrir un nuevo ataque cibernético de una forma "más masiva y sangrienta", para lo cual existe un fuerte riesgo, "sí, totalmente, 100 por ciento", a pesar de los avances que se han hecho para reforzar la seguridad del sistema.