Instituto de Física de la UNAM cumple 80 años

Instituto de Física de la UNAM cumple 80 años
Invertir en ciencia enriquece a la sociedad, dijo el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, al reconocer al Instituto de Física de dicha casa de estudios a los 80 años de su fundación. 
Durante la celebración, Graue Wiechers señaló que la inversión en ciencia rinde frutos y como ejemplo, puso al Instituto de Física que tiene 180 académicos que trabajan en 50 laboratorios especializados en los que se desarrolla investigación en temas como física nuclear y de radiaciones, física médica, cuántica, atómica y molecular. Recordó también que del instituto han surgido científicos reconocidos a nivel nacional e internacional con premios como el Príncipe de Asturias, 12 premios nacionales de ciencias, dos premios Nobel de la Paz, 11 investigadores eméritos, cuatro doctores honoris causa y tres miembros del Colegio Nacional. 
En el auditorio Alejandra Jáidar, Graue recordó que el instituto surgió 10 años después de que se otorgara la autonomía a la Universidad Nacional, en tiempos de encuentros y desencuentros con el Estado, pero en los que esta entidad académica apareció con el ánimo de crecer y consolidarse sin importar los problemas externos. 
"Este instituto es ejemplo de ese espíritu, que a pesar de las carencias y dificultades económicas y de vientos políticos encontrados en distintos momentos que hemos vivido, los académicos han sabido mantener la voluntad inquebrantable de progresar", subrayó. 
En el marco de la conmemoración 12 investigadores eméritos y exdirectores de dicho instituto fueron reconocidos con la medalla conmemorativa del Instituto de Física, por su aniversario: Jorge Flores Valdés, Miguel José Yacamán, Luis de la Peña Auerbach, Pierre Mello Picco, Jorge Rickards Campbell, María Esther Ortiz y Salazar, Matías Moreno Yntriago, Germinal Adonis Cocho Gil, Arturo Menchaca Rocha, Guillermo Monsiváis Galindo, Rubén Barrera y Pérez; y el reconocimiento a Fernando Alba Andrade se le otorgó a su hija. 
A nombre de los galardonados la investigadora emérita María Esther Ortiz y Salazar recordó que el primer edificio del Instituto en el campus Ciudad Universitaria, que se llamaba Pabellón Van de Graaff, albergó al primer acelerador de partículas en el país y con ello el estudio de la física se enfocó principalmente al área nuclear. 
Por su parte Manuel Torres Labansat, director del instituto, recordó que de este surgieron los proyectos para la creación del Instituto de Ciencias Físicas, Centro de Nanociencias y Nanotecnología, Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada y al Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología. 
Fuera de la UNAM contribuyó a la creación del Instituto de Física de la Universidad de Guanajuato, de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Sociedad Mexicana de Física. "De los primeros experimentos de rayos cósmicos realizados en la azotea del Palacio de Minería, se ha evolucionado a estudios con modernos y sofisticados equipos que abren nuevas ventanas de exploración del Universo; laboratorios enterrados a dos kilómetros bajo tierra, en busca de materia oscura y neutrinos, o instalados en la estación espacial internacional para el rastreo de rayos cósmicos y antimateria", dijo.