Universitarios huyen de las matemáticas

Universitarios huyen de las matemáticas
De acuerdo con datos de la prueba Planea 2018, que se aplica a estudiantes de nivel básico, 59% se ubica en el nivel uno (dominio insuficiente) de matemáticas; 18%, en el dos (dominio básico); 15%, en el tres (dominio satisfactorio); y solo 8%, en el nivel cuatro (dominio sobresaliente). Tal vez por ello gran parte de los universitarios eligen su carrera buscando que no tenga esta materia.
Una encuesta llevada a cabo por el Centro de Opinión de la Universidad del Valle de México (UVM) reveló que 40% de los estudiantes del nivel superior optó por una profesión pensando que verán poco o nada de matemáticas.
Además de las matemáticas, existen otros factores que llevaron a 15% de los universitarios a no elegir la profesión que les llamaba más la atención. Por ejemplo, se trata de una carrera demasiado costosa (26%), no está disponible en su localidad (21%) o por la dificultad de conseguir empleo al egresar.
El reporte resalta que los estudiantes de bachillerato sí tienen interés en continuar con sus estudios: 78% buscando ingresar a una licenciatura o ingeniería; 6% optarían por el nivel técnico superior universitario; y 5% por carrera técnica.
Respecto a las áreas de mayor interés, 33% mencionó las Ciencias Sociales; 28%, Ingeniería, Construcción y Manufactura; 10%, Salud; y 6%, Ciencias Naturales, Exactas y de la Computación.
El género sigue marcando diferencias para integrarse a la ingeniería: 65% de los interesados son hombres y 35% mujeres. En Ciencias Naturales el porcentaje es también mayoritario para los hombres (77%, frente a 23% de mujeres).
Para apoyar la correcta elección de los jóvenes con respecto a su profesión, la UVM destaca la labor de la orientación vocacional pues, de acuerdo con su estudio, en seis de cada 10 casos puede ayudar a las personas a elegir su carrera. De hecho, alumnos que tuvieron acceso a una clase de orientación vocacional consideran que tomaron una decisión más informada (90%).
Sin embargo, muchos de los estudiantes desconocen estos programas: el 30% afirmó que su escuela no dispone de este tipo de asesorías y 14% no sabe si el plantel cuenta con este recurso.
Y es que la orientación vocacional puede ayudar a superar un proceso que suele provocar dudas y emociones dado que 66% de los estudiantes afirmó que la elección de su carrera les generó estrés, 45% se sintió inseguro y 26%, deprimido. Además 59% piensa que tomar la decisión fue un proceso difícil, siendo las mujeres las que experimentan con mayor frecuencia esta inquietud.