Con pasión, Mario elabora títeres miniaturas

Con pasión, Mario elabora títeres miniaturas
En apenas dos centímetros Mario Pascual Rojas Cervantes concentra los más precisos detalles del rostro, las manos y trajes típicos de sus marionetas, títeres y máscaras; piezas únicas que diseña con la esperanza de algún día ganar el Récord Guinness por las artesanías más pequeñas del mundo.
Se observa una fiesta de colores y vestidos típicos en la vitrina donde coloca sus diminutas figurillas que lo hacen el único exponente en el Estado de México, pues él mismo señala que produce un tipo de arte en el que pocas personas quieren incursionar. Dice que con cada una de las marionetas busca representar las etnias o costumbres de los municipios mexiquenses.
Mario, quien es una persona de la tercera edad, pero con el ímpetu de un joven, se dice orgulloso de haber aprendido a desarrollar su talento guiado por el pintor y muralista mexiquense Leopoldo Flores en la escuela Tierra y Libertad, en la que tomó durante dos años de un curso de pintura, escultura, tallado de gis y de jabón, que se impartió para diversos artistas incipientes.
"Posteriormente pasé a trabajar a promoción artesanal, comisionado para empacar una colección de 6 mil piezas pequeñas de una artista, cuando fue el terremoto de 1985, y luego laboré en el Centro de Investigación Artesanal, donde se capacitaba a los artesanos y se realizaron los vitrales de Leopoldo Flores, pero nunca vi lo que hago ahora, en ese lapso surgió la idea", platica.
Desde hace más de 28 años y con 14 premios nacionales, afirma que su objetivo es lograr un reconocimiento internacional. Cuenta que inicialmente desarrolló con otros compañeros piezas innovadoras, algunas con materiales como madera, figuras duovisuales (aquellas que en la sombra reflejan una forma distinta a la que se ve en la figura) y otros de sus amigos emplearon otros recursos, pero el optó por los títeres.
"Las primeras figuras que hice dieron la vuelta a varios estados. Me gustan las marionetas desde pequeño; un día llegó la señora Rossette a un lado de la iglesia de El Carmen en Toluca, no sabía cómo se movían, cuál era la magia. Comencé a acercarme y entonces descubrí que estaban por hilos, le daban vida a esa marioneta y eso me emocionó", narra.
Estás pequeñas figuras han sido calificadas por algunos jurados en diversos concursos en los que ha participado Mario Pascual, tienen una gama de opciones que van desde representaciones de fiestas mexicanas y la muestra de los trajes típicos de las cinco etnias de Toluca.