Jugadores de los Piratas de Pittsburgh compran más de 400 pizzas para trabajadores hospital

Jugadores de los Piratas de Pittsburgh compran más de 400 pizzas para trabajadores hospital
Sin acción en los campos de entrenamiento del béisbol de las Grandes Ligas por causa del coronavirus, los jugadores de los Piratas de Pittsburgh se han concentrado en hacer cosas positivas y de ayudar a la comunidad en la lucha contra los efectos de la pandemia que ya afecta a todo el país.

La plantilla de los Piratas, que militan en la Liga Nacional, al enterarse del abrumador trabajo que tienen que enfrentar todo el personal médico y de asistencia de los hospitales de la ciudad al igual que la crisis de las empresas locales que se ven ya afectadas por la cuarentena y el distanciamiento social para hacer frente a la enfermedad, decidieron que tenían que estar presentes con su ayuda.

Lo anterior les llevó al plan que ejecutaron este lunes, cuando los jugadores de los Piratas compraron más de 400 pizzas y pasta de Slice on Broadway (ubicado en PNC Park) y Pizzeria Davide (en el distrito de Strip) y dieron de almorzar, con ayuda de los empleados del equipo, al personal del Hospital General Allegheny.

"Es posible que no estemos en Pittsburgh, no tengamos la oportunidad de jugar frente a nuestros fanáticos y que muchos no seamos de la ciudad, pero si se ha convertido en un segundo hogar para nosotros y nos ha tratado muy bien", declaró el lanzador canadiense Jameson Taillon, en nombre de los jugadores de los Piratas. "Ahora nuestro compromiso con la comunidad es completo".

Taillon dijo que ellos, más que nadie eran conscientes de las necesidades por las que comenzaban a pasar toda la sociedad con la pandemia del coronavirus.

"Sabemos que las empresas locales están siendo aplastadas y realmente están sufriendo y están muy afectadas por lo que está sucediendo. Entonces, obviamente, los hospitales y el personal que trabaja en las líneas del frente allí, están dedicando horas extra, trabajo extra, exponiéndose", destacó Taillon.

Ante esta realidad, el lanzador derecho de 28 años declaró que era su obligación y compromiso moral el ayudar al máximo a los más necesitados.

Rico Lunardi, el dueño de Slice on Broadway, se enteró del plan el viernes. Eso le dio tiempo para preparar las 300 pizzas que él y su personal hicieron en la popular pizzería de Federal Street, una orden que casi duplica el tamaño de cualquier pedido que hayan recibido anteriormente en su local.

La compra de los jugadores, dijo Lunardi, le permitirá mantener a todo su personal trabajando durante una semana.

"Por supuesto, queríamos ayudar a todos en el proceso", destacó Lunardi. "Obviamente, los Piratas y los jugadores son increíbles al querer hacer esto y llegar a ayudar a tanta gente como puedan. Al ayudarnos, pude mantener a todo mi personal trabajando aquí".

Pero Lunardi señaló que el gran valor de la acción de los jugadores era el preocuparse de unos profesionales que dando su tiempo y su vida por ayudar a los demás a superar la pandemia.

Por esa razón, los jugadores de los Piratas decidieron asociarse con la pizzería Davide, que Taillon dijo que fue "realmente acogedora" para los jugadores durante sus años en Pittsburgh, y Slice en Broadway.

"Fue una de esas cosas de las que no tuvimos que hablar por mucho tiempo. Comenzamos a plantear la idea, y todos se entusiasmaron y lo hicieron posible", explicó Taillon. "Todos decían:" Pongamos todo nuestro dinero juntos y propongamos algo. Solo querían hacer algo para ayudar".

El personal del hospital mostró su agradecimiento a través de las redes sociales al poner fotos en las que se les vez en sus comedores con las cajas de pizzas en las mesas y carteles de agradecimiento a los jugadores de los Piratas por el gesto que habían tenido con ellos.