Armadoras dragón, en busca de mercados

En una década, con estrategia de coinversiones y compra de tecnología, armadoras chinas han mejorado su calidad y se proponen retar incluso a firmas tradicionales en occidente

La firma china BAIC adquirió una participación del 5% en Daimler, su aliada desde hace 5 años a través de los complejos de Mercedes-Benz que la compañía oriental opera en Beijing por medio de Beijing Benz Automotive.

BAIC desde hace tiempo buscaba comprar una participación importante en Daimler como una forma de asegurar su inversión en Beijing Benz Automotive.

Desde 2013, Daimler ya tenía una participación en la unidad de BAIC que cotiza en Hong Kong. BAIC vendió en México el año pasado 2,033 unidades, a buen paso para una firma que llegó en 2016 sin gran aparato de mercadeo. La industria automotriz china está eclosionando a nivel global y tan solo por capacidad de producción es un dragón. 

Tras el cierre del consorcio sueco Saab, BAIC adquirió su tecnología con la que ha desarrollado motores, plataformas y trasmisiones propias. Colabora estrechamente con Daimler, Jeep o Hyundai.

La empresa ha manifestado que prepara una inversión calculada en 2,000 millones de dólares (mdd) para construir una planta en México para abastecer todo el mercado de México, América Latina, Estados Unidos y Canadá.

Para los pasajeros que viajan a través de la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Dubái, los 33 inmensos anuncios publicitarios que muestran los modelos más recientes del Arrizo GX y el TiggO8 de la marca automotriz china Chery son difíciles de pasar por alto.

Los anuncios, que abarcan a casi el 70% de los pasajeros en uno de los aeropuertos más grandes del mundo, reflejan también el éxito simultáneo de los nuevos productos de Chery en todo el mundo.

Además del mercado de Medio Oriente, Chery ha establecido bases de fabricación en Rusia, el norte de África y América Latina, entre otros sitios internacionales. Mientras tanto, la compañía está profundizando la localización de estas instalaciones de producción, integrando recursos ventajosos a nivel global e impulsando la internacionalización de su marca.

Como la marca automotriz china pionera que se ha internacionalizado, Chery ha vendido sus productos en más de 80 países del mundo, ha establecido 10 fábricas y una red mundial de ventas y servicios con más de 1.500 concesionarios y estaciones de servicio.

Hasta la fecha, Chery ha exportado más de 1,5 millones de unidades, clasificándose en el primer lugar en China durante 16 años consecutivos en exportaciones de vehículos de pasajeros.

Junto con los anuncios en el Aeropuerto de Dubái, que presentan al mundo una nueva imagen de la marca automotriz china, Chery está acelerando el ritmo hacia su objetivo de ser una "marca internacional con competitividad global" y está intensificando su liderazgo entre más marcas chinas para entrar en la escena mundial.