Crean autobuses con termómetros, cámaras, purificadores y mamparas anti COVID-19

La armadora española de autocares Irizar incorpora tecnologías y divisiones para evitar contagios

El fabricante español de autobuses Irizar ha desarrollado una serie de ideas para minimizar el riesgo de enfermarse en el transporte público.

La cámara de control de acceso es un sistema inteligente que se sitúa a la entrada del vehículo. El objetivo es evitar que los pasajeros que presenten síntomas o no cumplan con los protocolos Covid19, no accedan a la unidad.

La cámara está dotada de un sensor de temperatura corporal que mide  la temperatura de los pasajeros informando a este si supera los 37º y dispone asimismo de cámaras de visión artificial que permiten detectar si los pasajeros llevan mascarilla. El proceso completo se realiza automáticamente y en tiempo real.

De esta forma, cuando un pasajero o pasajera tiene fiebre o no lleva mascarilla, el sistema emite una alerta informándole de que no puede acceder al vehículo y permite al conductor actuar de forma proactiva sin necesidad de su supervisión para cumplir con el protocolo de salud establecido.

Estas cámaras no graban los datos personales de los pasajeros o pasajeras para cumplir con los requerimientos de privacidad.

Este dispositivo ofrece la posibilidad de integrarse con el gestor de flotas que ofrece Irizar en su catálogo de productos, con el objetivo de realizar un seguimiento y gestionar las incidencias Covid-19 registradas de una manera rápida y eficaz.

Irizar desarrolló también un sistema de desinfección automática del vehículo sin pasajeros a bordo. Consiste en la instalación de una toma fija en el vehículo al que se conecta  un equipo exterior a través de una boquillas y que mediante un sistema de aeronebulización neumática permite desinfectar completamente el vehículo por vía aérea sin presencia de pasajeros y de forma automática en 30 minutos.

Esta solución tecnológica, homologada por el Ministerio de Sanidad, puede ser controlable a través de las "interfaces" industriales o programables y se activa desde el exterior del vehículo, con una mínima manipulación y sin requerir el acceso al habitáculo.

El proceso de nebulización dura entre 15 y 30 min  y requiere de 3 a 4 horas de espera antes de poder acceder al autocar.

Como características específicas cabe mencionar, su facilidad de uso, una gran versatilidad y adaptación a las necesidades de cada uno de los vehículos.

SEPARACIÓN Y AIRE DEPURADO

Irizar ofrece a los operadores mamparas de separación del habitáculo del conductor y paneles divisorios en las butacas de fácil instalación, para proporcionar protección tanto al conductor como a los pasajeros.

Ambas soluciones, concebidas para los modelos de autocar Irizar i3le, Irizar i4, Irizar i6 e Irizar i6S, han sido desarrolladas y fabricadas con materiales que cumplen con los reglamentos de la legislación vigente en Europa.

El purificador de aire Eco3 es un dispositivo que disminuye drásticamente hongos, bacterias, virus, compuestos orgánicos volátiles, alérgenos, etc. y evita malos olores.  Basa su funcionamiento en la generación de iones negativos y ozono en las proporciones adecuadas, aumenta la concentración de oxígeno, eliminando olores, manteniendo los niveles saludables y evitando que se vicie el aire interior del vehículo.

Se instala en el retorno del equipo de climatización de cualquier autobús o autocar nuevo o en uso, independientemente del fabricante. Las turbinas de este equipo son las encargadas de distribuir el ozono en el interior del vehículo, contribuyendo de esta manera a la desinfección.

A diferencia de otros sistemas de limpieza y desinfección Eco3 está diseñado para realizar su función con pasajeros a bordo y con el vehículo en marcha. Esta solución ha sido ampliamente testada en el mercado, y su eficiencia ha sido avalada por SGS, líder mundial en inspección, verificación, ensayos y certificación

Cabe mencionar, por otro lado, que la utilización de sistemas de climatización instalados en los autobuses y autocares también contribuyen a prevenir la transmisión de infecciones a través de bioerosoles, dado que cuentan con sistemas de renovación de aire que garantizan renovaciones completas del aire interior entre 3 y 6 minutos, pudiéndose incrementar esta renovación en caso de mantener las compuertas de renovación completamente abiertas. Con boquillas abiertas existe un flujo de aire vertical de arriba hacia abajo a una velocidad tal que dificulta el contagio cruzado entre pasajeros y con boquillas cerradas, el diseño de las boquillas genera un efecto "burbuja" o "campana" alrededor del pasajero que crea una barrera a los bioaerosoles generados alrededor de la misma.