Abuelas de Plaza de Mayo presentan al nieto 130; su hermano sigue desaparecido

Abuelas de Plaza de Mayo presentan al nieto 130; su hermano sigue desaparecido
El nieto 130 Javier Matias Darroux y su tío Roberto / Foto: EFE

BUENOS AIRES (EFE).- El argentino Javier Matías Darroux, de 41 años, es el "nieto 130" robado por la dictadura argentina (1976-1983) cuya identidad ha recuperado la organización Abuelas de Plaza de Mayo, según se desveló este jueves en un acto junto al protagonista, que tiene un hermano o hermana también desaparecido.

"Quiero agradecer a todos aquellos que contribuyeron con la restitución de mi identidad. En primer lugar a mi tío Roberto, que está acá al lado mío, que durante 40 años nunca bajó los brazos ni perdió la esperanza de encontrarnos con vida", explicó Darroux en un emotivo y multitudinario acto en la sede de Abuelas en Buenos Aires.

Se trata de la persona 130 que, gracias a un complejo proceso de investigación y estudios genéticos, consigue identificar la organización de ancianas, que desde 1977 buscan a sus nietos, hijos de militantes políticos desaparecidos por el régimen que fueron apropiados y entregados a familias ajenas.

Javier Matías es hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, ambos desaparecidos en 1977 y de cuyo paradero jamás volvió a saberse.

Darroux Mijalchuk fue secuestrado junto a su madre cuando tenía cuatro meses de vida. Fue cuando ella, cargándolo en brazos y con un embarazo incipiente, se acercó un día de diciembre de 1977 a un cruce de calles en Buenos Aires indicado en una carta que había recibido y donde era probable conseguir datos sobre su marido, secuestrado unos días antes.

Desde entonces nunca más se supo de ella y el pequeño fue encontrado en la vía pública por una mujer y luego dado en adopción por la justicia a una familia que lo crió.

Estela de Carlotto, presidenta de la asociación, dijo que ahora el nuevo nieto recuperado pueda encontrarse con su familia y saber su origen biológico, pero advirtió que ahora iniciará otra búsqueda: la de su hermano o hermana, ya que al momento de la desaparición de Elena estaba embarazada de dos meses.

La asociación presidida por De Carlotto estima que cerca de 500 bebés fueron robados por la dictadura, y junto al resto de organismos de derechos humanos calcula que el terrorismo de Estado hizo desaparecer a cerca de 30 mil personas, muchas tiradas con vida al mar tras ser torturadas y drogadas.

La de hoy es "una buenísima noticia que ha caído a la sociedad con tanta emoción...", confesó la referente.

"(Hasta) han mandado pañuelos con el numero 130 y saludos de todas partes del país y el mundo, y para nosotros es el premio más merecido que tiene nuestro país. Hay una lucha que da resultados positivos como es el encuentro de este querido nieto", remarcó.