EEUU condena con dureza la muerte de reportera de Al Jazeera en redada israelí

EEUU condena con dureza la muerte de reportera de Al Jazeera en redada israelí

A-AA+

Washington, EEUU (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos condenó rotundamente este miércoles la muerte de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh durante una redada del Ejército israelí en la Cisjordania ocupada y pidió una "investigación inmediata y exhaustiva". 

Así lo indicó en un mensaje en Twitter el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. "Estamos desconsolados y condenamos rotundamente la muerte de la periodista estadounidense Shireen Abu Akleh en Cisjordania", señaló el funcionario. 

Price exigió una "investigación inmediata y exhaustiva" y remarcó que los "responsables deben rendir cuentas". 

"Su muerte es una ofensa a la libertad de prensa en todo el mundo", agregó. 

En una línea similar se expresó la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, en declaraciones a los periodistas que acompañan hoy al presidente estadounidense, Joe Biden, de camino a varios actos en el estado de Illinois. 

Jean-Pierre remarcó que es de "crucial importancia" investigar "los ataques a medios independientes y enjuiciar a aquellos responsables". 

"Exigimos una investigación detallada que determine las circunstancias de su muerte", sostuvo. 

La veterana periodista murió hoy de un disparo en la cabeza mientras ejercía su trabajo, durante una redada del Ejercito israelí en el norte de Cisjordania ocupada, una muerte de la que israelíes y palestinos se culpan mutuamente. 

Tanto la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como la dirección de Al Yazira en Catar han responsabilizado a los soldados israelíes de la muerte de la conocida periodista, de 51 años, mientras que el Gobierno israelí acusa a palestinos armados de ser los autores del disparo mortal. 

El Ministerio de Salud palestino y la Media Luna Roja confirmaron desde primera hora de la mañana la muerte de Abu Akleh y apuntaron como causa disparos de las fuerzas de seguridad israelíes, que también han herido en la espalda a otro periodista, Ali Samudi, que trabaja para el medio palestino Al Quds y cuya condición es estable.