Estas han sido las "fugas" del gabinete de Donald Trump

Estas han sido las fugas del gabinete de Donald Trump
El presidente Donald Trump asumió en enero de 2017 la presidencia de Estados Unidos y, entre las muchas polémicas que han marcado su administración, está la del poco tiempo que duran los funcionarios en el gabinete.
Su portavoz, Sarah Sanders, había sido una de las más duraderas, al estar en el cargo desde julio de 2017. Sin embargo, su figura se desvaneció al grado de que sumaban ya 94 días sin que hubiera una rueda de prensa de la Casa Blanca, todo un récord. En los últimos 300 días, sólo hubo ocho.
Sanders llegó a ese cargo para reemplazar a Sean Spicer, quien renunció tras seis meses de presión, de constantes enfrentamientos con la prensa y de una serie de declaraciones que causaron escándalo, como cuando aseguró, sin ser cierto, que a la toma de posesión del republicano asistió "el mayor público de cualquier inauguración".
Hace dos meses fue el turno de renunciar de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, tras escuchar los reclamos del mandatario, quien le exigía tener "más mano dura" en el tema migratorio, pese a encabezar la agencia cuando se implementó la "Tolerancia Cero".
En diciembre de 2018, también vía Twitter, Trump anunció la partida de su jefe de gabinete, John Kelly, un general retirado que tuvo constantes roces con el presidente, al grado de decir que ese puesto era el trabajo "más difícil" que nunca había hecho.
Kelly asumió el puesto en vez de Reince Priebus, con quien Trump tampoco se entendió. "Me dijo que quería hacer las cosas de un modo diferente", reconoció Priebus luego de que el mandatario anunciara su sustitución, en julio de 2017.
Diciembre de 2018 también marcó la dimisión del secretario de Defensa, Jim Mattis, quien reaccionó así a los planes de Trump de retirar a los soldados de Siria y quien en su carta de despedida del Pentágono no dudó en criticar a la actual administración.
Un mes antes, el jefe de Estado anunció la remoción del fiscal general Jeff Sessions, caído en desgracia a partir de la trama rusa y tachado por Trump de "débil" e incluso "idiota", de acuerdo con trascendidos.
En octubre de 2018, Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, sorprendió a todos al anunciar su decisión de marcharse. No dio razones y algunos medios la mencionaron como posible rival de Trump para las elecciones de 2020, pero hasta ahora no se ha destapado. Lo que sí reconoció es que fueron tiempos "intensos".
Twitter ha sido uno de los medios favoritos de Trump a la hora de anunciar despidos. Así ocurrió en el caso del secretario de Estado Rex Tillerson, a quien el mandatario despidió en marzo de 2018, tras una serie de encontronazos. Tillerson estaba molesto porque constantemente era contradecido por el Ejecutivo, a quien, trascendió, tachó de "idiota".
La renuncia que se hizo famosa, en julio de 2017 por los pocos días que duró en el cargo -apenas 10- fue la de Anthony Scaramucci, director de comunicaciones de la presidencia, a instancias de John Kelly, quien acababa de ser nombrado jefe del gabinete, y tras descalificar, con un lenguaje vulgar, a otros miembros de la administración.
Ni los más cercanos a Trump se han salvado. Por ejemplo, Steve Bannon, el estratega en jefe de Trump a quien muchos atribuyen en gran medida la victoria de éste en las elecciones, y considerado prácticamente como su guía ideológico, tuvo que renunciar, en agosto de 2017, en medio de una serie de polémicas, incluyendo sus críticas al entorno del mandatario que salieron a relucir en un libro. Trump llegó a decir que Bannon había "enloquecido".
Uno de los despidos más sonados y controvertidos fue el del director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) James Comey, durante las pesquisas sobre la trama rusa. Comey se enteró de que había sido despedido el 9 de mayo de 2017… por televisión.
La primera en ser despedida por el presidente Trump, el 30 de enero de 2017, fue la fiscal general interina Sally Yates, a quien el mandatario acusó de "traidora" por haber ordenado a los fiscales federales no defender en las cortes la orden ejecutiva que emitió el jefe de Estado para prohibir temporalmente el ingreso a Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Duró 11 días en el cargo.
Estas son sólo algunas de las más de 30 renuncias y despidos que han sacudido a la administración de Trump… hasta el momento.