Francia endurece restricciones pero evita de nuevo un confinamiento general

Francia endurece restricciones pero evita de nuevo un confinamiento general

PARÍS, Francia (EFE).- El Gobierno francés mantiene su apuesta por evitar un confinamiento estricto a nivel nacional, aunque volvió a endurecer este jueves las restricciones en las regiones más afectadas, como Paso de Calais, que será confinada los fines de semana, según anunció el primer ministro, Jean Castex. 

"La incidencia en Paso de Calais está en progresión y es muy rápida", dijo Castex sobre este departamento norteño, en el que la tasa de incidencia supera los 400 positivos por cada 100,000 habitantes en la última semana, un 23 % más que la semana anterior. 

En esta zona, que se suma a las restricciones aplicadas hace siete días en las localidades de Niza y Dunkerque, los centros comerciales no alimentarios de más de 5,000 metros cuadrados tendrán que cerrar. 

A los veinte departamentos que se encontraban ya en alerta roja por presentar una tasa de incidencia superior a 250 positivos por cada 100,000 habitantes se suman ahora otros tres: Altos Alpes, en el sudeste; Aube, al este de París, y Aisne, al noreste de la capital. 

En estos 23 departamentos, la campaña de vacunación se acelerará a partir de este mismo viernes, con 135,000 dosis especialmente derivadas a ellos, y una vigilancia acrecentada con el cierre de centros comerciales que tengan más de 10,000 metros, además de la prohibición de reunión los fines de semana en lugares donde se concentra un mayor número de población. 

Castex invitó además a los habitantes de estas zonas afectadas a no viajar, para evitar la propagación de la enfermedad, y a evitar las reuniones sociales de más de seis personas en lugares cerrados. 

"Es una petición de sentido común: el virus golpea de manera desigual las distintas partes de nuestro territorio, evitemos difundirlo allí donde tiene una menor intensidad", dijo. 

  

UN 60 % DE POSITIVOS DE LA VARIANTE BRITÁNICA 

El primer ministro recordó que la expansión del virus se ha acelerado en los últimos quince días, y que la cepa británica representa ya el 60 % de los casos positivos en Francia. 

"Esta variante es más contagiosa y por tanto más susceptible de acelerar los contagios y las hospitalizaciones", dijo Castex. 

Para el jefe del Gobierno, la menor incidencia que se aprecia en mayores de 75 años (sólo un 17.5 % de los positivos en las últimas dos semanas eran ancianos) muestra el efecto de la vacunación. 

Hasta la fecha, 3.2 millones de personas han recibido una dosis y 1.8 millones las dos. 

El Gobierno espera que a mediados de mayo haya 20 millones de franceses vacunados, para lo que a mediados de abril se comenzará a inyectar a los adultos de entre 50 y 74 años. 

Con 25,156 pacientes hospitalizados en todos el país (500 menos que la semana pasada), y 3,647 de ellos en cuidados intensivos, la presión en los hospitales continúa siendo fuerte, pero se mantiene estable, según el Ejecutivo, que asegura que no se aprecia la subida exponencial que se vio en marzo y octubre, cuando el territorio fue confinado. 

  

ESPERANZA EN LA VACUNA 

La situación actual, según Castex, no permite plantear una aligeración de las restricciones que se mantienen en el conjunto del país, como el toque de queda diario entre las seis de la tarde y las seis de la mañana. Bares, restaurantes, gimnasios, museos y otros lugares privados permanecen cerrados desde octubre. 

En la rueda de prensa, Castex descartó la implantación de nuevas restricciones en París y su región, también en alerta, donde la tasa de incidencia se sitúa en 342 casos por cada 100,000 habitantes. 

En este sentido, aunque el Gobierno defiende que un nuevo confinamiento general es posible, consideró que se puede evitar y confió para ello en la prudencia de la población, los efectos de la vacuna y la llegada del buen tiempo a partir de la segunda quincena de abril. 

Según la cadena BFM TV, el presidente, Emmanuel Macron, habría dicho este miércoles durante el consejo de defensa sanitario que "mientras haya vacunas en el frigorífico" no volverá a confinar. 

El Gobierno ha barajado además esta semana la posibilidad de obligar al personal sanitario a vacunarse, cuando de momento tan solo el 32 % ha recibido las dos dosis. 

Según el diario "Les Échos", la pista de una obligatoriedad se encuentra descartada de momento, y aunque Castex no hizo mención a este problema, instó al personal de residencias de ancianos a que se vacune.