La ONU culpa al Ejército afgano de la muerte de 23 civiles en un mercado

La ONU culpa al Ejército afgano de la muerte de 23 civiles en un mercado
Foto: EFE

KABUL, Afganistán (EFE).- La Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) denunció este martes la muerte de varios civiles, 23 según las autoridades locales, en un bombardeo del Ejército afgano contra un mercado de ganado en la provincia sureña de Helmand.

"La investigación preliminar e imparcial de la UNAMA indica que los disparos de mortero del Ejército Nacional Afgano causaron un alto número de bajas civiles el lunes en un mercado", afirmó la agencia de la ONU en un comunicado.

La UNAMA afirmó que, según múltiples fuentes consultadas, las fuerzas de seguridad gubernamentales respondieron el lunes por la mañana con disparos de mortero a un ataque talibán, pero erraron su objetivo e impactaron en un mercado de ganado donde se reunían decenas de granjeros.

El Ministerio de Defensa afgano informó ayer de que al menos "23 civiles murieron y otros 15 resultaron heridos" en el ataque, que atribuyó a los talibanes.

Los talibanes dispararon cohetes y utilizaron un coche bomba contra el mercado de ganado, según el Gobierno afgano, que negó que las fuerzas de seguridad hubiesen utilizado fuego de mortero.

Pero a la vista de la investigación preliminar, la UNAMA pidió al Gobierno la formación de un equipo independiente de investigación.

"La UNAMA está preparada para asistir a todas las partes, las víctimas y las familias para establecer los hechos", dijo el organismo de la ONU, antes de añadir que el número final de bajas está siendo verificado.

"Ambas partes deben dejar de luchar en zonas habitadas por civiles. Este tipo de incidentes de fuego cruzado durante enfrentamientos en tierra causa miles de víctimas civiles cada año", concluyó la UNAMA en su comunicado.

Un portavoz del cuerpo militar basado en Helmand, Abdul Qadeer Bahadarzai, se ciñó a la versión oficial pero prometió una investigación independiente.

"Seguimos defendiendo nuestra versión de ayer, aunque damos la bienvenida y apoyaremos cualquier delegación para investigar el ataque", dijo Bahadarzai.

Poco después del ataque, los talibanes culparon ayer del bombardeo al Ejército afgano.

El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, se mostró hoy de acuerdo con la UNAMA en la necesidad de una investigación independiente del suceso, al tiempo que se ofrecieron a colaborar y aportar protección al equipo que acuda a trabajar sobre el terreno.

"Si ataques y violaciones como estos no son investigados y no se identifica a los criminales, tales ataques pueden repetirse una y otra vez acabando con la vida de civiles", afirmó a Efe Mujahid.

El nivel de violencia entre las fuerzas de seguridad afganas y los talibanes está creciendo de nuevo tras una breve tregua de tres días a finales de mayo con motivo del fin del mes sagrado musulmán del Ramadán, seguida de un periodo de reducción de los combates en medio de los intentos de iniciar un diálogo de paz.