Los empleados del Banco Central de Brasil deciden mantener huelga escalonada

Los empleados del Banco Central de Brasil deciden mantener huelga escalonada
Foto: Banco Central de Brasil

A-AA+

Brasilia, 10 may (EFE).- Los empleados del Banco Central de Brasil decidieron este martes mantener "por tiempo indeterminado" las huelgas escalonadas que comenzaron hace poco más de un mes en protesta por la negativa del Gobierno a negociar ajustes salariales.

La decisión fue tomada en una asamblea del Sindicato Nacional de Empleados del Banco Central (Sinal), cuyo presidente, Fábio Faiad, calificó de "lamentable" el "silencio" de la propia institución y del Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro ante los reclamos salariales de los funcionarios.

"Hasta el momento, no hay ninguna reunión prevista, ni con el Gobierno ni con las autoridades del Banco Central, a pesar de los pedidos de negociación planteados desde inicios de este año", dijo el dirigente sindical a periodistas.

Las huelgas escalonadas que mantienen los empleados del emisor desde el pasado 1 de abril han afectado la divulgación de algunos indicadores económicos de Brasil y son reflejo del malestar causado por las políticas salariales del Gobierno para el sector público.

Los conflictos sindicales han crecido desde diciembre pasado, cuando Bolsonaro anunció un aumento de salarios para los agentes de la Policía Federal, que en buena parte forman parte de las bases políticas que respaldan a su Gobierno.

Ese anuncio generó reacciones en diversos sindicatos de empleados públicos, que desde entonces protestan por la "preferencia" dada por Bolsonaro a la Policía Federal, que la semana pasada también comenzó una serie de huelgas escalonadas, porque hasta hoy esa promesa de aumento no se ha concretado.

Las paralizaciones en diversos organismos del sector público se dan en momentos en que Bolsonaro se prepara para la campaña de cara a las elecciones del próximo octubre, en las que intentará renovar su mandato.

Las encuestas, sin embargo, hasta ahora no le favorecen y sitúan como claro favorito al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, gran antagonista de Bolsonaro y quien gobernó entre 2003 y 2010.