Macron se reúne con líderes políticos tras parlamentarias

Macron se reúne con líderes políticos tras parlamentarias

A-AA+

  El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se reunía el martes con los líderes de los principales partidos de Francia después de que su alianza centrista no lograra una mayoría absoluta en las elecciones parlamentarias.

La primera ministra, Elisabeth Borne, presentó oficialmente su renuncia el martes, como es la tradición tras las parlamentarias. Macron rechazó la oferta de inmediato y mantuvo al gobierno actual.

La alianza del mandatario, ¡Juntos!, obtuvo 245 escaños en la votación del domingo, pero se quedó a 44 puestos de la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, la cámara más poderosa del parlamento francés.

La coalición izquierdista Nupes obtuvo 131 escaños para convertirse en la principal fuerza de oposición. La ultraderechista Agrupación Nacional logró 89 escaños en la cámara de 577 miembros, por encima de los ocho anteriores.

Macron tenía previsto celebrar una sucesión de reuniones con opositores, como el presidente de Los Republicanos, Christian Jacob; el líder del Partido Socialista, Olivier Faure, y la líder de ultraderecha Marine Le Pen. Había otras reuniones previstas para el miércoles.

El presidente también recibiría en el Elíseo a miembros de su partido y movimientos aliados.

Las conversaciones pretendían encontrar "posibles soluciones constructivas" a la situación, según la oficina de Macron.

Macron aún no ha hecho declaraciones públicas sobre el resultado electoral.

Su gobierno aún tiene el mayor número de escaños en la Asamblea Nacional y puede gobernar, pero sólo negociando con legisladores. Para evitar un posible bloqueo, el partido de Macron y sus aliados podrían intentar negociar cada medida por separado con parlamentarios de centroizquierda y del partido conservador.

Macron fue reelegido en abril con promesas de aumentar la capacidad de compra, rebajas fiscales y subir la edad mínima de la jubilación de los 62 a los 65 años.

A su salida del Elíseo, Jacob dijo que Los Republicanos, que tienen 61 escaños, seguirán siendo una fuerza de oposición y no entrarán en ningún "pacto o coalición" con los centristas de Macron. Sin embargo, abrió la puerta a votar a favor de algunas medidas si encajan con la línea de su partido.

En concreto mencionó las reformas de pensiones, ya que al igual que Macron, los conservadores están a favor de subir la edad de jubilación.

El líder de los socialistas, Olivier Faure, dijo a la prensa que "es posible ir hacia delante", aunque "no aprobaremos políticas que sean contrarias a los compromisos que tenemos con los franceses".

Faure defendió una medida propuesta por la coalición izquierdista de subir el salario mínimo mensual a unos 1.500 euros respecto a los aproximadamente 1.300 actuales.

Macron también tendrá que gestionar otro problema: una reforma del gobierno. Tres ministros, de los 15 que se presentaban a la reelección, han perdido sus escaños y no podrán quedarse en el gobierno dentro de las normas que marcó él.

Los miembros del gobierno tenían previsto reunirse el martes por la tarde en la oficina de la primera ministra.

Aunque se espera que la situación del parlamento le mantenga ocupado en casa, no se cree que desestabilice la agenda internacional de Macron. El presidente francés tiene poderes considerables sobre la política exterior, asuntos europeos y defensa.

Macron tiene previsto viajar a Bruselas para una cumbre europea el jueves y el viernes. Después asistirá a una cumbre del G7 en Alemania la semana próxima, seguida por una cumbre de la OTAN en España y una breve visita a Portugal.