Miles de iraquíes se manifiestan contra la toma del Parlamento en Bagdad

Miles de iraquíes se manifiestan contra la toma del Parlamento en Bagdad

A-AA+

Miles de manifestantes convocados por la alianza de partidos políticos iraquíes contrarios a la formación del clérigo chií Muqtada al Sadr se congregaron hoy en las cercanías del Parlamento, tomado por los seguidores de este desde el sábado, e intentaron avanzar hacia la sede del Legislativo, pero fueron repelidos por la policía.

Una fuente de seguridad de Bagdad explicó a Efe que los seguidores del Marco de Coordinación, una coalición liderada por partidos chiíes proiraníes, se concentraron frente a un puente que da acceso a la Zona Verde, el área fortificada de la ciudad donde se encuentran la mayoría de instituciones del Estado, incluido el Legislativo, y embajadas.

Algunos de los concentrados comenzaron a instalar tiendas de campaña con el objetivo aparente de llevar a cabo una acampada indefinida y otros trataron de derribar las barreras que impedían su acceso a la Zona Verde, por lo que los agentes tuvieron que emplear cañones de agua para frenarlos.

El Marco de Coordinación convocó la manifestación para mostrar su rechazo a la ocupación del Parlamento por miles de sadristas, que el sábado irrumpieron por segunda vez en la sede del Legislativo para impedir la votación para elegir a un presidente (paso previo a la formación de Gobierno) propuesto por esa alianza y se instalaron en ella de forma indefinida.

El Gobierno iraquí había ordenado reforzar la seguridad en la Zona Verde ante el temor de que se produzcan enfrentamientos entre los ocupantes del Parlamento y los manifestantes.

Entretanto, un dirigente del movimiento sadrista indicó a Efe que iniciaron también otras manifestaciones en otras provincias del país, como Babilonia, Basora, Muzana, Karbala, Nasiriya, Misan, Diwaniya (al sur de Bagdad) y Diaya (en el este), en respuesta al llamamiento hecho por Al Sadr para apoyar la toma del Parlamento.

El clérigo y líder político instó el domingo a sus seguidores a continuar con la ocupación, que calificó de "revolución espontánea y pacífica", para conseguir reformas políticas, constitucionales y electorales y pidió el apoyo de otros sectores de la población.