Montenegro arriesga estabilidad al firmar pacto con Iglesia Ortodoxa Serbia

Montenegro arriesga estabilidad al firmar pacto con Iglesia Ortodoxa Serbia
Milo Djukanovic, presidente de Montenegro / Foto: EFE

A-AA+

BELGRADO, Serbia (EFE).- El Gobierno de Montenegro ha firmado hoy un acuerdo con la Iglesia Ortodoxa Serbia a pesar de la oposición del mayor partido del país, los socialistas, que han anunciado una iniciativa para retirarle la confianza a la minoritaria coalición en el poder que hasta ahora apoyaban.

Llamado "Acuerdo Fundamental", el pacto que regula las relaciones entre el Estado y la principal iglesia del país fue suscrito hoy en Podgorica por el primer ministro montenegrino, Dritan Abazovic, y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Serbia, Porfirije.

Si bien Abazovic, jefe del partido URA (centroizquierda), había avanzado sus planes de cerrar en agosto ese acuerdo, la forma de hacerlo, sin aviso previo sobre la fecha exacta y sin presencia de la prensa, ha sorprendido a la opinión pública, destacan los medios locales.

El Partido Democrático de los Socialistas (DPS), liderado por el presidente montenegrino, Milo Djukanovic, que en el Parlamento apoya al Ejecutivo sin integrarlo, ha anunciado que promoverá una moción de censura contra el gabinete minoritario que encabeza Abazovic.

"El acuerdo hoy firmado es contrario a la Constitución de Montenegro y será suspendido tras la elección del un nuevo Gobierno", dijo el DPS en un comunicado publicado en las redes sociales.

De momento no está claro si la moción de censura lograría los apoyos necesarios para tumbar al frágil Gobierno montenegrino que, formado por seis partidos (el URA, los socialdemócratas (SDP), el proserbio SNP y formaciones de las minorías), no cuenta con mayoría absoluta de escaños parlamentarios.

Varias decenas de ciudadanos protestaron hoy contra el polémico acuerdo en las inmediaciones de la sede del Gobierno, cuyos accesos fueron bloqueados por la Policía.

Los manifestantes pidieron sobre todo más debate público sobre los detalles del pacto, ya que, según los observadores, consideran que el texto discrimina a otras comunidades religiosas y fortalece la influencia de Belgrado en el país.

También destacan que lo prioritario para esta nación de 620,000 habitantes, miembro de la OTAN, es ahora avanzar en las reformas necesarias para integrarse en la Unión Europea (UE), tal y como ha prometido Abazovic al asumir el poder el pasado 28 de abril.

El primer ministro defiende el acuerdo con la Iglesia Ortodoxa Serbia como necesario para reducir las polarizaciones políticas en la sociedad montenegrina.