Putin asiste a su primera ceremonia pública tras encierro

Putin asiste a su primera ceremonia pública tras encierro

El presidente ruso Vladimir Putin participó el viernes en una ceremonia por el Día de Rusia, el primer evento público al que asiste desde que anunció una cuarentena nacional por el coronavirus hace más de dos meses.

Putin observó el izamiento de la bandera nacional en un parque nacional en Moscú y seguidamente presidió una ceremonia de condecoraciones. El presidente no llevaba una mascarilla, lo mismo que la mayoría de aquellos cuyas manos estrechó tras entregarles la medalla de Héroe de Rusia.

Putin resaltó la "historia de mil años de la nación, llena de páginas de gloria y orgullo, la valentía sin par de nuestros antepasados y su amor por su país". Elogió especialmente la labor de los trabajadores de salud, por su valor y su sacrificio.

La presentación previa del presidente de 67 años en un acto público fue a finales de mazo, cuando asistió a una reunión con dirigentes empresariales justo cuando anunciaba el cierre económico parcial para frenar el brote. Autorizó a los gobernadores regionales a decidir las medidas restrictivas y la mayoría de ellos pusieron encierros estrictos al final de marzo.

 Desde entonces, Putin ha realizado diariamente videoconferencias, pero ha tenido pocas reuniones en persona con funcionarios del gobierno. Cuando Rusia celebro el Día de la Victoria en mayo, el feriado más importante del país, que recuerda la victoria sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial, Putin se limitó a presenciar un desfile del regimiento de guardias del Kremlin.

Varios altos funcionarios, incluyendo el primer ministro Mijaíl Mishutin y el vocero presidencial Dmitri Peskov, se contagiaron el virus. Ambos se han recuperado.

La prensa rusa reportó que el Kremlin ha mantenido un estricto protocolo de protección a Putin, colocando a funcionarios y asistentes en cuarentena por dos semanas antes de reunirse con el mandatario.

 Rusia tiene el tercer mayor total de casos de coronavirus en el mundo, con más de 510.000 infecciones y 6.175 muertes.