Alex se despidió con un último gol

Último adiós a joven muerto por disparo de un policía en Oaxaca

Alex se despidió con un último gol

Oaxaca, Oax.- Al grito de ¡Queremos Justicia! Y rodeados de una multitud vestida de blanco y con globos azules, este jueves fue sepultado Alexander, el joven de 16 años asesinado de un disparo en la cabeza, bala que salió del arma de un policía municipal de Acatlán de Pérez Figueroa.

El camino que recorrió el cuerpo de Alexander desde la que fue su casa hasta el cementerio de Acatlán se tapizó de impotencia y de dolor. Amigos, familiares, desconocidos y hasta políticos acompañaron a Virginia, la madre del joven que con rabia desbordada denunció hace unos días que a su hijo futbolista lo mataron los policías de la patrulla 023.

Fue por eso que antes de que el cortejo llegara desde la casa materna al cementerio de Acatlán, Alexander debía visitar una última vez la cancha, la misma donde jugaba con sus amigos.

Al grito de "¡Sí se puede!" y "¡Chander!", como nombraban quienes querían al joven futboista, que también tenía la nacionalidad estadounidense, los compañeros de Alexander compartieron con él la emoción de un último partido, de un último gol así como de un último festejo.

Con el féretro en el centro de la cancha, los jóvenes hicieron una última jugada, el balón llegó en un pase, se anguló con el cajón de madera y anotó el gol ante una multitud con el dolor en carne viva. Luego, los jóvenes se fundieron en un festejo-despedida para honrar a su compañero ausente.

Cuando el cortejo llegó a donde sería depositado el cuerpo del joven, el dolor se expandió en el lugar convertido en las notas de "El amigo que se fue". Luego, siguieron los reclamos contra las autoridades, la exigencia de que no se manche el nombre de Alexander y el clamor para que los responsables de su muerte paguen con cárcel. Todo lo demás fue llanto y rabia.

De acuerdo a autoridades de justicia, el agente que disparó a Alexander y los jóvenes que lo acompañaban se encuentra bajo custodia y se le imputará el delito de homicidio calificado de acuerdo con el fiscal, Rubén Vasconcelos, quien señaló que se solicitará la pena más alta que establece la ley, que puede ser de 40 años, pero se agrava y puede ser hasta de 105 años cuando se trata de miembros de corporaciones policiacas.