Caso Norberto, con 2 líneas de investigación

Se indaga a una banda delictiva o a alguien del entorno cercano al joven

Caso Norberto, con 2 líneas de investigación

Ciudad de México.- Los agentes de la Fiscalía Antisecuestro, quienes investigan el caso del joven Norberto Ronquillo, han apuntalado dos líneas principales para el esclarecimiento del secuestro. La primera apunta a una posible banda delictiva que se ha dedica únicamente a la privación de la libertad de estudiantes con un perfil idéntico al del chihuahuense.

La segunda tiene relación con “alguien” del entorno cercano a Norberto, una persona allegada o un familiar, pudo orquestar el plagio. Así se perfila en los primeros avances se revela que se encontraron “algunas inconsistencias” en los horarios posteriores al plagio y a la narrativa de hechos, puesto que apenas 15 minutos después del secuestro del joven se comunicaron con la familia pidiendo un rescate millonario.

Consta en el expediente de ese caso que la familia de la afectada pagó 500 mil pesos, pero días más tarde encontraron el cuerpo de la joven en las inmediaciones del pueblo de Topilejo.

A decir del análisis de los especialistas, llama la atención que los secuestradores nunca mandaron la denominada “prueba de vida”; es decir; una fotografía o video en la que mostraran que Norberto estuviera en poder de ellos. 

De igual manera, tratan de esclarecer el por qué, luego de que la familia denunció el hecho y solicitó la intervención de la procuraduría capitalina, 14 minutos después rechazaron la ayuda, bajo el argumento de que ellos solucionarían el problema, por lo que no descartan —de ser necesario— volver a entrevistar a parte del alumnado y con quienes el oriundo de Meoqui, Chihuahua, convivía más.

Cautiverio 

cerca de su casa

El análisis de diversas cámaras de videovigilancia particulares, así como las de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) arrojaron como primeros resultados de la investigación, para resolver el secuestro y posterior homicidio de Norberto Ronquillo, que posiblemente estuvo en cautiverio —horas previas a su asesinato— en un domicilio en la misma colonia donde fue privado de su libertad.

Los especialistas de la Fiscalía Antisecuestros, de manera preliminar, determinaron que, luego de que “levantaran” al joven estudiante de la Universidad del Pedregal, sus captores se dirigieron rápidamente a un domicilio ubicado en un perímetro de 10 kilómetros entre la escuela y el domicilio de Norberto.

La cronología de los hechos detalla que la ubicación permitió a los secuestradores organizar el pago de rescate prácticamente en la misma colonia; sin embargo, luego de ese proceso “algo salió mal”, y decidieron reubicarlo en otro lugar en la misma alcaldía. Las autoridades suponen que fue en un departamento pequeño de un complejo habitacional donde lo asesinaron.