Ciudad de México permitirá apertura parcial de restaurantes tras presiones

Ciudad de México permitirá apertura parcial de restaurantes tras presiones
Foto: EFE

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).- El Gobierno de Ciudad de México ha cedido a la presión del gremio de los restaurantes, que podrá reabrir este próximo lunes tras un mes de cierre y pese al nuevo pico de la pandemia, según reveló la industria este jueves. 

"Parece que sí vamos a poder abrir a partir del lunes 18, los puntos para poder operar los dará Claudia Sheinbuam (jefa de Gobierno de la capital) el viernes. Gracias a quienes (lo) hicieron posible", compartió en redes el chef Édgar Núñez, miembro del Colectivo Mexicano de Cocina. 

Los restaurantes sólo pueden vender comida a domicilio desde el 19 de diciembre, cuando Ciudad de México y Estado de México decretaron el cierre de actividades no esenciales por el máximo riesgo epidémico de la covid-19, que ha dejado más de 1.57 millones de casos y casi 137,000 muertes en el país. 

Ciudad de México se ha convertido en el foco de la pandemia en el país, con una ocupación de camas de hospitalización general de 91 %. 

La jefa de Gobierno ha citado estudios que demuestran el riesgo de contagios en restaurantes por ser espacios cerrados, pero el gremio ha protestado esta semana con "cacerolazos" porque el cierre debió haber terminado el 10 de enero, aunque se extendió porque la pandemia no cede. 

Como herramienta de presión, los restaurantes abrieron pese a violar el decreto sanitario y argumentaron que los comerciantes informales sí estaban operando. 

Tras negociaciones, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) y la asociación de Directores de Cadenas de Restaurantes (Dicares) enviaron una circular a sus agremiados en la que presumieron la primera victoria. 

"Si bien la apertura es parcial y en esta primera semana se permitirá, logramos que se establecieran mesas de negociación cada miércoles en las que podremos seguir presionando para llegar a mejores condiciones de operación en semáforo rojo", indicó el texto. 

Los detalles preliminares sugieren que los restaurantes podrán abrir hasta las 18.00 horas. 

Los clientes deberán estar en terrazas y espacios al exterior, con una distancia de 1.5 metros entre ellas, lo que en México se denomina "la sana distancia". 

Para los negocios que carecen de ventilación y mesas al aire libre, la Canirac y Dicares prometieron gestionar opciones con los alcaldes de las demarcaciones internas de Ciudad de México. 

"Se comprometieron a encontrar alternativas creativas para permitir la operación de restaurantes en lugares con los que no se cuente con terraza. Se habló de aprovechar pasillos en centros comerciales o incluso estacionamientos", ahondó el documento. 

Al inicio del cierre, en diciembre, la Canirac advirtió de la posible quiebra de ocho de cada 10 restaurantes. 

También estimó pérdidas por 48.554 millones de pesos en ventas hasta el 10 de enero.