Elevan seguridad en Acajete tras agresión

El Ejército fue agredido por una turba que trataba de recuperar una bodega

Elevan seguridad en Acajete tras agresión

PUEBLA, Pue.- Después de  la agresión que el pasado lunes sufrieron elementos del Ejército Mexicano que resguardaban una bodega  con objetos robados, el municipio de Acajete vivió este martes una jornada entre tensión y calma. 

Tras los hechos de violencia, agentes de diversas corporaciones federales y estatales reforzaron la seguridad en la zona.

El secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, negó ingobernabilidad en el municipio, donde la tarde del lunes un grupo de habitantes se enfrentó con elementos del Ejército Mexicano que mantenían resguardada una bodega llena de  objetos decomisados de robos en carreteras y a ferrocarriles.

El funcionario morenista aclaró que quienes se enfrentaron a los militares no fueron ciudadanos, sino  personas  que sirven a la delincuencia organizada para entorpecer las acciones oficiales.

“Los grupos delincuenciales operan no sólo de manera directa,  sino también de forma indirecta, porque en muchos casos hemos visto que tienen a jóvenes halcones contratados en muchos lados”, dijo.

Además, reveló que pagan a la población “y a través de ellos generan ciertas acciones”.

Los hechos ocurrieron en la comunidad de Apango de Zaragoza, donde la turba intentó recuperar la bodega que era custodiada por efectivos castrenses. 

Docenas de habitantes videograbaron su confrontación con los efectivos militares, a quienes insultaron y luego agredieron con piedras y palos.  En las grabaciones se escuchan detonaciones de armas, las cuales, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del estado,  provinieron de los inconformes.

Primero, los militares trataron de contener las agresiones físicas y luego se mantuvieron sin responder el fuego.  La bodega había sido asegurada el pasado domingo en un operativo especial de combate al robo de trenes.

Manzanilla manifestó que se trató de una reacción aislada y aseguró que el gobierno de  Miguel Barbosa Huerta  (Morena) trabaja en la desarticulación de grupos delincuenciales, aunque ello llevará tiempo.

El subsecretario de Desarrollo Político estatal, David Méndez Márquez,  denunció que hay pobladores que defienden a grupos delincuenciales, sobre todo en   la Sierra Norte de Puebla,  en San Martín Texmelucan, en el llamado Triángulo Rojo —una región central del estado compuesta por los municipios de Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac y Palmar de Bravo—, donde operan  las bandas que se  dedican  al robo de hidrocarburos.

El funcionario estatal denunció que  fueron gobiernos anteriores quienes permitieron este avance de la delincuencia, debido a que “había ausencia del Estado de derecho”.