Más que un refugio, un lugar de oportunidad

Más que un refugio, un lugar de oportunidad
Kenia Cuevas vive la contingencia sanitaria sin cuarentena ni tregua en su labor de ayudar a la comunidad transgénero. En la Casa Hogar Paola Buenrostro, en la Ciudad de México, ha dado refugio a 12 mujeres trans que se quedaron sin hogar ni fuente de ingresos debido a la pandemia.
Ahora, albergadas en un ambiente de hermandad, las chicas, en su mayoría trabajadoras sexuales, tienen la posibilidad de certificar sus estudios en línea e incluso aprender actividades de belleza para dejar el sexoservicio atrás y apoyarse económicamente
una vez que termine el confinamiento.
Las chicas que permanecen en la Casa Hogar Paola Buenrostro reciben alimentos a través del programa Comedores Comunitarios, para repartirlos entre los vecinos de la colonia La Casilda, en Cuautepec Barrio Alto, donde se ubica el inmueble. Gracias al recibimiento de Kenia Cuevas, las mujeres trans tienen la oportunidad de vivir en sororidad, pues el sitio cuenta con todo lo indispensable para que las refugiadas puedan vivir durante la crisis sanitaria.