"Para el gobierno no importamos"

Las mujeres, a merced de la violencia: Patricia Olamendi

"Para el gobierno no importamos"

A-AA+

Ciudad de México.- Como la noche más triste, más negra, más larga que jamás hubiéramos pensado vivir las mujeres, así resume Patricia Olamendi Torres, excoordinadora del mecanismo contra la violencia hacia las mujeres en la OEA, la situación que enfrentan millones de mexicanas a causa de las violencias que se ejercen sobre ellas en todo el territorio nacional.

En entrevista, expone que el país se enfrenta a un crecimiento de las violencias sin un plan de prevención, ni de sanción y con una enorme impunidad.

"Somos un país que rebasa más de 90% en los delitos, y en el caso de las mujeres, la impunidad llega a 98%. La impunidad es el alimento principal de la delincuencia, digamos que es el cheque en blanco que se le da a cualquiera para cometer delitos".

Exfuncionaria de los gobiernos de los presidentes Ernesto Zedillo y Vicente Fox, e integrante de la organización civil Nosotras tenemos otros datos, agrega que los movimientos y colectivos en defensa de las mujeres son vistos por esta administración y por las mujeres de la 4T como enemigos, mentirosos y conservadores.

"No tenemos aliados en el gobierno. El movimiento feminista mexicano se caracterizó siempre por tener un mecanismo de diálogo permanente con las mujeres que ocupaban un cargo público y con las mujeres que estaban en el ámbito legislativo y en el Poder Judicial. Hoy en día, no hay ese diálogo", refiere.

¿Cuentan con el apoyo de las mujeres que forman parte del actual gobierno?

— Olga Sánchez Cordero y yo hablábamos antes de que fuera secretaria de Estado. Somos abogadas reconocidas. Pero cuando fue funcionaria federal ya no quiso recibirnos. He recibido amenazas de muerte por parte de la 4T y he sido objeto de campañas de desprestigio, y se supone que soy una de las mexicanas con mayor reconocimiento fuera de México.

No es posible lo que estamos viviendo y que exista una satanización contra quienes exigimos erradicar las violencias contra las mujeres. Estamos viviendo un infierno. Nunca nos imaginamos lo que iba a venir. No han querido escuchar.