Los otros datos

"Todo el mundo tiene derecho 

a sus propias opiniones, 

pero no a sus propios hechos". 

Daniel Patrick Moynihan

Por supuesto que el presidente tiene otros datos. Su información a veces amplía, pero otras contradice, la de analistas independientes y fuentes oficiales. El presidente considera que vamos muy bien, requetebién, mientras que algunos críticos piensan que el país se está desmoronando. ¿Cuál es la verdad? 

En el campo político las cosas sí le están saliendo requetebién al presidente. Todas las encuestas lo colocan en niveles de popularidad sin precedentes desde Carlos Salinas de Gortari. Andrés Manuel López Obrador no solo ganó la Presidencia el 1o. de julio de 2018, sino que obtuvo mayorías en las dos cámaras del Congreso. Gracias a sus alianzas y al reclutamiento de legisladores de otros partidos, cuenta ya con mayoría calificada en la Cámara de Diputados y está muy cerca de tenerla en el Senado. En los comicios de junio Morena ganó Puebla y Baja California, gobernados previamente por el PAN. 

En economía las cosas no están tan bien. El producto interno bruto registró una contracción pequeña, de 0.2 por ciento, en el primer trimestre de 2019 frente al trimestre inmediato anterior. Se espera que crezca alrededor de 1 por ciento en este 2019, significativamente menos que el 2 por ciento de los años anteriores; pero esto es habitual en un primer año de gobierno, que usualmente es acompañado de una desaceleración o incluso una contracción. De hecho, la contracción ha sido pequeña si consideramos la seria escasez de gasolina que sufrimos a principios de año. 

El empleo registrado en el IMSS ha seguido creciendo: 303,545 puestos en los cinco primeros meses de 2019. Es menos que los 489,617 del mismo período del 2018, pero no es una mala cifra para un primer año de gobierno. No sabemos, sin embargo, cuántos servidores públicos han sido despedidos -muchos sin indemnización-ya que no están incluidos en las cifras del IMSS. 

La inseguridad sigue creciendo. El número de homicidios dolosos, un buen termómetro debido a que tiene poca cifra negra, fue de 12,031 de enero a mayo de 2019. Hay un aumento pequeño, pero aumento, de 4.2 por ciento frente a los 11,539 del mismo período de 2018. Ahora bien, el gran instrumento del gobierno para combatir la inseguridad y la violencia, la Guardia Nacional, apenas se acaba de lanzar, por lo que no podemos aún juzgar sus resultados. 

El presidente afirma que ya "prohibió" la corrupción, pero una orden presidencial no hace que desaparezca una enfermedad tan arraigada. Estamos viendo, eso sí, un fuerte recorte del gasto neto, de 5.1 por ciento en enero-mayo de 2019, lo cual ha hecho que el gobierno registre hasta mayo un superávit en lugar de un déficit, pero los recortes han generado quejas de muchos que no son ni fifís ni corruptos. 

Es positiva la apertura informativa del presidente, que ofrece conferencias de prensa todos los días, pero preocupa que muchas de sus decisiones no estén avaladas por estudios serios. Los proyectos del aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas no parecen las mejores opciones para un país con pocos recursos. Preocupan, por otra parte, las medidas que el presidente está tomando para debilitar a los organismos autónomos, como la CRE, el INE y la CNDH. 

El gobierno apenas está empezando y los resultados hasta este momento son mixtos. Seguramente el presidente tiene otros datos, pero todo el contenido de este artículo se basa en información oficial de su gobierno. 

Sin marcha atrás

Dice AMLO que está tomando medidas para evitar que si sus adversarios llegan al poder puedan "dar marcha atrás a lo establecido y lo logrado en beneficio del pueblo". Me recuerda a José López Portillo, que en 1982 cambió la Constitución para evitar que los bancos regresaran a manos privadas. 

Twitter: @SergioSarmiento