Alimentos que aportan calcio y no son lácteos

Alimentos que aportan calcio y no son lácteos



El calcio es el mineral que más abunda en el cuerpo humano y su consumo se da principalmente a través de los lácteos y sus derivados. Este importante mineral contribuye a tener huesos y dientes sanos, evitando así enfermedades como la osteoporosis.
Sin embargo, los lácteos no son los únicos alimentos que aportan calcio. Aunque se creyera que la lista se limita a la leche, queso, yogurt o nata, etc., la realidad es que la lista es mucho más extensa y común de lo que creíamos.
- Soya y sus derivados
Uno de los que encabeza este listado es la soya, que además es rica en proteína. Ayuda a mejorar el sistema digestivo, pues es fuente de fibra, hierro, zinc y vitamina B. Como buen alimento rico en calcio, ayuda a prevenir la osteoporosis. Hecha leche, aunque no aporta la misma cantidad de calcio que la leche de vaca, muchas marcas la fortifican previo su comercialización, por lo que es una excelente alternativa para los intolerantes a la lactosa.
- Sardinas
La Cuaresma está cada vez más cerca, por lo que los pescados y mariscos se vuelven en unas de las principales alternativas para hacerle frente a la temporada. La sardina es fuente de calcio y otros nutrimentos, como los son proteínas, minerales, fósforo, además del cotizado Omega 3. Incluso se ha llegado a descubrir que las versiones que se venden enlatadas son igual o mejor que la versión no procesada, ya que el alimento, tras el tratamiento térmico que se somete, su espina se ablanda y sus nutrientes pasan a la carne, aumentando al doble sus nutrientes.
- Frutos secos
La mayoría de los alimentos de origen vegetal son fuente de calcio, como las almendras, avellanas, pistaches, nueces, ciruelas pasas e higos, que se pueden consumir como snacks cuando se tiene antojo. Los frutos secos que no se incluyen en este listado por su bajo aporte están los orejones de melocotón, los pistaches, albaricoque seco y las castañas. El que menos aporta calcio es el piñón.
- Hortalizas
La gran mayoría de las plantas verdes que consumimos en nuestra dieta diaria son ricas en calcio, como la col, berros, espinacas, acelgas, apio y la lechuga. La ventaja de las hortalizas es que son muy fáciles de incluir en preparaciones como sopas, ensaladas y guisos.
- Semillas
Las semillas son imperativo cuando se busca aumentar el consumo de calcio a través de alimentos que no tengan nada que ver con los lácteos. De los más populares están las semillas de sésamo, que se sugiere consumir de manera cruda. Además son ricas en proteína y hierro, entre otros. Las de chia, aportan vitaminas y minerales. Por último, las de girasol contribuyen por sus altos índices de fósforo y magnesio.