#Especial | 60 años de Barbie

#Especial | 60 años de Barbie
Foto: Especial

A pesar de múltiples controversias, Barbie ha permanecido en las jugueterías como uno de los artículos preferidos por las pequeñas de casi todo el mundo desde el 9 de marzo de 1959, cuando fue presentada por primera vez en Nueva York.

Es distribuida en más de 150 países y se calculan ventas anuales que superan los 50 millones de ejemplares. Y más asombroso aún: desde su aparición en el mercado, se han vendido alrededor de mil millones de estas muñecas.

Su creadora fue una mujer. Su inspiración fue una niña. Las historias que encontramos sobre el origen de Barbie cuentan que la estadounidense Ruth Handler, cofundadora de Mattel, pensó en su hija Bárbara para dar vida a este artículo y también le puso su nombre.

A diferencia de su hijo, quien podía imaginarse como astronauta o piloto en su mundo de juegos, veía que la niña tenía opciones limitadas con productos como bebés de plástico, con los cuales solo podía proyectar roles de mamá y ama de casa.

Desde sus inicios, Barbie ha recreado cerca de 200 carreras y oficios. Las primeras aparecieron entre 1960 y 1961 como editora de moda, enfermera profesional y aeromoza o auxiliar de vuelo.

Otro motivo que contribuyó con la idea inicial de Barbie, principalmente en su apariencia física, fue el encuentro que tuvo Ruth con Bild Lilli en Europa, una pequeña muñeca con rasgos de mujer adulta de origen alemán.

A continuación, te presentamos cómo ha evolucionado a lo largo de los años.

Ellas pueden ser astronautas

En 1961 nace el famoso compañero de Barbie: Ken. Pero quizá el más importante lanzamiento de la década de los sesenta fue la Barbie astronauta (1965). También es muy relevante la introducción de su amiga Christie en el 68, primera muñeca afroamericana de Mattel.

En 1973 las niñas podían jugar con el modelo de cirujana y, dos años después, con las Barbies deportistas que lucían sobre el pecho una medalla de oro.

Diversidad y corte presidencial

En 1980 presentan las primeras muñecas afroamericana y latina con el nombre de Barbie y al año siguiente lanzan "World Collection" para mostrar diferentes culturas. En los ochenta los nombres de Oscar de la Renta y Andy Warhol se vinculan con la muñeca: el primero diseñó una colección de ropa para Barbie en 1985, y el 

segundo la retrató en 1986.

En 1992 emerge en su universo rosa la candidatura de una chica a la presidencia y sale al mercado el éxito de ventas a nivel global: "Totally Hair Barbie".

El momento de romper el molde

A partir de 2010 se percibe la llegada de la era digital, lanzan una Barbie ingeniera en computación, una aplicación móvil, Barbie Vlogger, la cuenta en Instagram @barbiestyle, que ya tiene más de dos millones de seguidores, y un grupo de chicas.

En 2014 la empresa Mattel crea a "Ella", quien tiene cáncer y ha perdido el cabello como muchos niños con esta enfermedad en aras de solidarizarse con ellos.

En 2016, la muñeca protagoniza la portada de la revista Time con una figura curvilínea, para mostrar al mundo nuevos tipos de cuerpos, quizá como respuesta a innumerables críticas que señalan la influencia negativa que han tenido sus medidas irreales en niñas y adolescentes, incluso promoviendo desórdenes alimenticios con graves consecuencias.

Este año celebra su 60 aniversario con el eslogan "Inspiring Girls since 1959" con el objetivo de promover el desarrollo del potencial de cada niña.

¿Influencia negativa? 

Algunos estudios y cuantiosas críticas han reflejado el impacto perjudicial que puede tener la muñeca en niñas y adolescentes, al representar a una mujer con medidas irreales y exclusivamente dedicadas a cuidar su imagen. La psicóloga Alicia Núñez, de @spacioemocional, aporta algunas reflexiones:

· Considerar que los juguetes no solo son por lo evidente de su apariencia, sino que son un instrumento para el juego simbólico, para imaginar, expresar lo que ocurre internamente, más que perjudicial por sus características.

· Deben explicar claramente la diferencia entre la fantasía y la realidad a sus hijos. A partir de los seis años es la mejor edad, por las niñas estar en un periodo de pensamiento más realista.

· Tomar en cuenta que la familia es la base sobre la cual se construye la personalidad de los niños: toda influencia externa pasa por el filtro de los valores familiares. No perder de vista la educación en valores positivos y el fortalecimiento de la autoestima de cada niña.

· El concepto de "Barbies profesionales" puede ayudar a reforzar la idea de que las niñas pueden hacer realidad sus anhelos de desarrollo en el trabajo. Pero se requiere de parte de nosotros los padres que sepamos darles a ellas las herramientas para llevar a cabo cada paso hacia su autorrealización personal y laboral.