LA CONCENTRACIÓN EN LOS NIÑOS

LA CONCENTRACIÓN EN LOS NIÑOS
Los papás y mamás expresan en algunas ocasiones: "mi hijo no se concentra nada, tiene déficit de atención", "no sé qué le pasa a este niño que no presta atención con nada", "seguro que es hiperactivo porque no aguanta más de cinco minutos con una misma actividad".

¿Dónde está el problema?, ¿los niños de hoy en día tienen más problemas de atención?

La realidad es que debemos de dejar de poner la etiqueta del TDAH a nuestros hijos de forma gratuita y si no hay un diagnóstico de 

por medio.

No son despistados, ni inatentos, lo que les ocurre es que ¡son niños!

Para no exagerar y no forzarles por encima de sus posibilidades, debemos estar conscientes del tiempo de concentración de los niños según su edad.

PROBLEMAS

Los padres estamos siempre con la lupa encima de nuestros hijos, y en ocasiones, exageramos. 

Si no aguantan más de diez minutos leyendo pensamos que tienen problemas de concentración, si dejan un juego a la mitad, nos agobiamos pensando si pueden tener déficit de atención.

CAPACIDAD

La realidad es que en ocasiones pedimos a nuestros hijos una atención sostenida en el tiempo para la que no están preparados. 

Y es que la capacidad de concentración no depende de una habilidad especial que tenga el niño, depende de su edad.

ATENCIÓN

Por lo tanto, es importante conocer el tiempo de concentración de los niños según la edad que tengan.

A medida que el niño crece y evoluciona, aumentan los períodos de atención que, en estas primeras etapas de la infancia se mide en minutos, como indicamos en la tabla de concentración para niños que puedes ver más arriba. 

Así, un niño de 3 años podría estar concentrado entre 6 y 15 minutos, uno de 6 años entre 12 y 30 minutos y otro de 10 entre 20 y 50 minutos.

AYUDA

Lo que podemos hacer, es ayudarles a estudiar mejor, haciendo descansos entre una y otra actividad que les permita volver a tomar las fuerzas, energías y concentración necesarias.

DÉFICIT DE ATENCIÓN

Es importante también saber si nuestro hijo pudiera tener Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad si no logra prestar una atención sostenida durante el tiempo que se considera normal para la edad que tiene.