La salud empieza en el plato

La salud empieza en el plato

Cada vez son más los especialistas en salud que comienzan a fijarse en el plato de comida de sus pacientes, pues ya está comprobado que la mejor forma de prevenir y controlar enfermedades crónico degenerativas (principal causa de muerte en México) y de subir el sistema inmunológico es cuidando de forma consciente lo que comemos y centrando nuestra alimentación en vegetales y frutas.

Gracias a esta tendencia en buscar la salud, la dieta que llevan los veganos es cada vez más aceptada por todos, ya que en ella encuentran un sinnúmero de recetas que no contienen carnes ni derivados y que por la experiencia que tienen en comerla las han hecho deliciosas. Aunque llevar un estilo de vida vegano es algo mucho más que comida, pues implica una postura ética y un estilo de vida que busca no lastimar a los animales, son los veganos los que nos enseñan que vivir a base de plantas sí es posible y además saludable.

El mundo vegetal es muy rico, de hecho es el más rico en nutrientes. Llenar un plato de colores significa también llenarlo de vitaminas y minerales que ahora más que nunca nuestro cuerpo necesita para prevenir enfermedades y deficiencias. De ahí que los nutriólogos siempre hacen énfasis en preparar ensaladas divertidas llenas de colores, no solo de hojas verdes sino también aprovechar otros vegetales como la zanahoria, los tomates frescos, la col morada y particularmente los germinados (de lenteja, alfalfa, etc.), ya que estos son una fuente de proteína que nuestro cuerpo necesita.

Los frutos secos, como nueces o almendras, son los ideales a la hora de preparar lechadas ricas en calcio, así como quesos y salsas que no solo saben bien sino que además aportan grasas que nos ayudan a subir el tan conocido colesterol bueno (LDL). A la hora de cuidar el corazón y prevenir los factores de riesgo cardiovasculares, comer estos frutos secos va a volverse indispensable.

El amaranto, la avena y otros cereales contribuyen a la formación de proteínas en nuestro cuerpo, por lo que consumir lechadas elaboradas a base de estos es también muy importante, especialmente para quienes realizan deporte o están en etapa de crecimiento.

Ya lo dijo la Organización Mundial de la Salud: Una alimentación saludable es muy importante durante la pandemia de COVID-19. Lo que comemos y bebemos puede afectar a la capacidad de nuestro organismo para prevenir y combatir las infecciones y para recuperarse de ellas. Como primer consejo, la OMS recomienda comer todos los días una combinación de cereales integrales como trigo, maíz o arroz, legumbres como lentejas o frijoles (judías), verduras y frutas frescas en abundancia.

Reducir la sal y el azúcar, así como el alcohol, son otras recomendaciones que esta institución hace. Y sobre todo, aprender a comer raciones que nuestro cuerpo realmente necesite, para que no engordemos.

Lo ideal es buscar vegetales y frutas orgánicas, pues están libres de pesticidas que también causan daño. Pero si los costos de estos productos son muy elevados, es posible buscar opciones provenientes de pequeños productores o realizar huertos urbanos comunitarios. Empezar en casa con un pequeño huerto de jitomates, de pimientos o lechugas, ya es un gran avance y además muy motivador para los más pequeños de la casa que ven el proceso de siembre, crecimiento y cosecha de estos productos naturales.

No dejemos pasar la oportunidad de poner en nuestro siguiente plato del día alimentación viva, colorida y saludable. Cada célula de nuestro cuerpo nos lo agradecerá.