Lamentan la partida del Dr. Benjamín Moncada G.

Lamentan la partida del Dr. Benjamín Moncada G.

El Dr. Benjamín Moncada González, quien falleció el pasado 24 de junio, dedicó su vida a la Medicina con pasión, inspirando y formando a numerosos médicos, pero siempre teniendo  como  eje  de  su  labor  al  paciente.

Fue  médico,  profesor  universitario  e investigador y un referente nacional e internacional en la Medicina. Nació en la ciudad de San Luis Potosí y estudió la carrera de Medicina en la UASLP siendo primer lugar de su generación durante toda la carrera. Obtuvo tres especialidades; Medicina  Interna  en  el  Hospital  de  Nutrición  (Ciudad  de  México),  Dermatología  y Dermatopatología en la Universidad de Chicago ILL, USA. Su profundo amor por México y  el  deseo  de  hacer  de  San  Luis  Potosí  un  centro  de  desarrollo  e  investigación  en Medicina de primer nivel, lo llevaron de regreso a su país a pesar de tener ofertas de trabajo internacionales. En 1973 se incorporó a la UASLP como Profesor-Investigador en  la  Facultad  de  Medicina  y  Hospital  Central  Dr.  Ignacio  Morones  Prieto.  Fue responsable de la introducción al currículo de la  materia de Inmunología en el tercer año la carrera. También impartió esta cátedra en la Facultad de Ciencias Químicas. En 1979 instauró la especialidad de Dermatología en San Luis Potosí  logrando que fuera una de las más prestigiosas a nivel nacional. Dirigió el Departamento de Dermatología por más de veinte años. La importancia del estatus inmune en las enfermedades dermatológicas lo llevó a crear el Departamento de Inmunología en la Facultad de Medicina. 

Desde 1974 el Dr.  Moncada  atendió  pacientes  con  inmunopatías  de todo tipo en el Hospital Central. En 1985 al recibir la beca del American College of Physicians y ser invitado a la Universidad de John Hopkins para desarrollar proyectos de investigación, el material  humano  de  esas  consultas  fue  tomado  para  iniciar  la  consulta  de Reumatología/Inmunología  que  derivó  en  la  creación  del  departamento  del  mismo nombre.

Siempre se preocupó por que todas las personas tuvieran acceso a una atención médica de calidad. Sobre todo las de escasos recursos. Fundó el programa de colaboración al medio rural en la huasteca potosina. Región a donde acudió periódicamente durante 27 años,  brindando  atención  médica  dermatológica  gratuita  a  la  población  indígena perteneciente  a  las etnias:  náhuatl,  tenek y  pame.  En dicho programa  se  realizaban labores de investigación de patología regional así como de enseñanza, pues incorporó a alumnos de Medicina y Ciencias Químicas, así como residentes de Dermatología.

Esta labor la continuó en la zona media y altiplano del estado para el control de la Lepra e  investigación  epidemiológica  de  campo.  Consiguiendo  el  primer  lugar  nacional  en control de esta enfermedad. 

 Fue miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México SNI categoría  III (grado más alto). Actualmente  investigadores de la misma categoría en la Facultad de Medicina fueron sus discípulos.  

Su labor de investigación lo llevó a publicar más de 130 artículos en revistas científicas. Perteneció a múltiples  sociedades médicas. Fue presidente de la Academia Mexicana de Dermatología y del Consejo Mexicano de Dermatología.

Recibió  numerosas  distinciones,  entre  ellas:  Premio  al  mejor  trabajo  de  ingreso  a  la Academia Nacional de Medicina, 1981, Premio "Dr. Francisco Estrada" del Gobierno del estado  de  San  Luis  Potosí  por  investigación  en  Lepra,  1992.  Premio  de  la  Liga Internacional  de  Sociedades  Dermatológicas  por  "Contribución  Notable  a  la Dermatología Nacional e Internacional a través de su Trabajo, Investigación, Enseñanza y Publicaciones", 2015. Músico apasionado, tocaba en el acordeón y el piano un extenso repertorio de música mexicana  sobre  todo  canciones  de  Agustín  Lara. 

Fue  campeón  estatal  de  ajedrez. Generoso  benefactor,  buscó  siempre  el  bien  común  y  la  justicia.  En  su  entorno  fue conocido entre otras cualidades por su erudición y afabilidad. 

Le sobreviven su esposa, la Dra. Bertha, sus hijos Benjamín, Alejandro y Adriana, cuatro nietos y seguramente el Hospital Central y la Facultad de Medicina.