Las casas del futuro

Los espacios sostenibles, la tecnología inteligente y energía renovable serán indispensables

Las casas del futuro

Ahora que poco a poco va mejorando el confinamiento por la COVID-19, parece que es el momento de analizar y responder las preguntas que han surgido. 

Se trata de dar una vuelta a la decoración más práctica, la que se aplica en el día a día. 

¿Cómo queremos que sea la casa en la que viviremos, la casa del futuro? Pero la del futuro cercano. 

Nuestros hábitos han cambiado, con ellos también la manera de vivir y relacionarnos. El confinamiento ha puesto de manifiesto lo que le pedimos y esperamos de una casa. 

Estos son algunos consejos que hay que considerar para elegir la vivienda a partir de ahora.

FACHADAS OPTIMIZADAS

Antes de pasar al interior o a otras cuestiones de decoración práctica, la casa del futuro debe tener una fachada optimizada. 

Esta es una de las conclusiones a las que han llegado un grupo de expertos, a partir de un análisis sobre esta "nueva realidad".

Precisamente ese estudio, pone de relevancia la necesidad de priorizar más que nunca la salud y el bienestar de los propietarios y garantizar la sostenibilidad de las viviendas, algo que ya se podía ver antes de la crisis, pero que se ha consolidado notablemente.

EFICIENCIA

Precisamente para que la casa del futuro sea eficiente, las fachadas deben estar correctamente diseñadas con un grosor suficiente, capas de aislamiento y sin puentes térmicos. 

Todo con el fin de que la temperatura de confort dentro de la casa sea óptima y se reduzcan así los consumos de gas y electricidad. 

De esta manera, además de estar más a gusto, si se pasa más tiempo en casa no se disparan las facturas.

AMBIENTES EXTERIORES

La importancia de los ambientes exteriores. Otro de los consejos para elegir la casa del futuro es tener en cuenta la importancia de la conexión con el exterior.

Si es posible, que la vivienda cuente con un espacio al aire libre ya sea terraza, patio o jardín. Pero si no es el caso al menos sí que cuente con grandes ventanales y vistas que hagan que el interior y uno mismo sienta la presencia de la naturaleza, del mundo fuera. Ver árboles desde una ventana, aún en una casa urbana, nos relaja y conecta.

RINCÓN DE TRABAJO

Luminoso rincón de trabajo delante de la ventana.

Dosis extra de luz natural

Y muy relacionado con esa conexión y necesidad de ver el mundo exterior y de sentirlo aún dentro de casa, otro de los consejos que se desprenden es la necesidad de que la casa del futuro sea luminosa.

LUZ NATURAL

La luz natural siempre ha sido un aspecto a valorar en la adquisición de una vivienda o en la elección para convertir un piso de alquiler en un hogar propio; pero ahora todavía más. 

La luz favorece la salud y el bienestar cuando se pasan largas temporadas dentro de casa.  La casa del futuro tiene grandes ventanales, de calidad para garantizar el aislamiento térmico y acústico, pero los tiene.

ORIENTACIÓN

La orientación de la casa.

Cuando uno busca vivienda a veces se centra en aspectos relacionados con los acabados, los servicios de la zona, la comunicación y todo es importante, pero puede que no se valore debidamente la orientación. 

La casa del futuro lo tiene en cuenta porque interfiere en el bienestar, tanto por su incidencia en la temperatura de la vivienda como por la cantidad de horas de sol que recibe. 

Esa orientación, además de ayudarte en el consumo, hará que tu casa sea más cálida en invierno y más fresca en verano o viceversa. También hará que recibas el sol de mañana en el patio o de tarde. 

Es importante si buscas una casa adaptada al clima y al lugar en el que vives. 

Será más cómoda y eficiente.

VENTILACIÓN CRUZADA

Piensa también en la ventilación cruzada. 

Se trata de favorecerla con una arquitectura que dote a la construcción de dos o tres fachadas que permitan una 

óptima ventilación. De esta manera se crean corrientes de aire al abrir diferentes ventanas y así se garantiza la salubridad. 

Si la casa tiene todas las ventanas en una única fachada, en línea, esa circulación de aire pierde eficacia.

ANTIBACTERIANA

La casa del futuro es antibacteriana

Precisamente la COVID-19 nos ha hecho ser conscientes de la importancia de no pasar al interior de la casa con los zapatos de la calle para no introducir bacterias y gérmenes; pero también hemos visto la posibilidad de que estos permanezcan en las superficies de nuestros muebles, especialmente en suelos, tiradores, grifos, interruptores y encimeras.

Así que, sin duda, la casa del futuro es antibacteriana. 

Esto significa que el interés por el uso de materiales que favorezcan la salubridad va en aumento. 

Cerámicas con tratamientos antibacterianos, también loza sanitaria, laminados que protegen de bacterias y otro tipo de revestimientos para superficies y encimeras que garantizan máxima limpieza.

MATERIALES NATURALES

Materiales naturales dentro de casa.

Cada vez escuchamos más hablar sobre ellos en decoración e interiorismo, así que sin duda tiene que estar este consejo en la casa del futuro.

Tanto si vas a comprar como a reformar, piensa en escoger para revestimientos, mobiliario y complementos materiales naturales y respetuosos con el medio ambiente. 

Maderas certificadas, de bosques sostenibles-, pinturas y barnices ecológicos sin compuestos orgánicos volátiles, tejidos naturales, todo esto mejora la calidad del aire y la salud dentro de la vivienda.

ADAPTABLES

Esto quiere decir que la casa del futuro no es rígida, sino que se puede configurar según necesidades, costumbres, uso, no es solo una cuestión de poder personalizar una vivienda en acabados y distribución cuando la compras -algo que debería ser primordial, sino que los espacios a la hora de distribuirse y decorarse se conciben como flexibles y multifuncionales.

REFUGIO

Cada vez está más claro, las casas serán como un refugio, por ello una distribución adecuada es fundamental para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral.

En este punto hay que tener varios factores en cuenta, como los espacios amplios y diáfanos, multifuncionales, la separación entre zona de día y de noche, el diseño de dormitorios flexibles o la existencia de dos baños, entre otros muchos elementos.

INTELIGENCIA TECNOLÓGICA

La tecnología está presente en la casa del futuro.

Un uso inteligente de la tecnología facilita la vida. La casa del futuro se sirve de ella en diferentes ámbitos. 

Por un lado, la domótica ayuda a controlar el gasto energético, pero también a hacer más cómodo el uso de una casa en el día a día, control automatizado de persianas e iluminación, por ejemplo, y más segura.

CONSUMO CASI NULO

Tendencia a una casa de consumo casi nulo.

Llegado este punto, habrás visto que varios de los consejos para elegir la casa del futuro están relacionados con la sostenibilidad. 

Y es que la tendencia es a conseguir viviendas basadas en criterios de consumo casi nulo y en criterios bioclimáticos. 

ENERGÍA RENOVABLE

Los edificios de consumo de energía casi nulo producen la energía que van a consumir durante un año mediante fuentes renovables propias o que se encuentran próximas. Poco a poco se imponen conceptos que certifican la calidad de la construcción en este sentido. También a la hora de construirse una vivienda son muchos los estudios especializados en lograr esa certificación oficial o similar.