Para cambiar se necesita tener fe

Para cambiar se necesita tener fe

Los cambios nos causan miedo; porque en la novedad, no sabemos con qué vayamos 

a encontrarnos. Y por eso, preferimos una vida estable.

Pero hoy, la vida nos está retando al cambio; ya que cada día, algo distinto está por surgir.

Y los giros inesperados de la existencia, nos toman por sorpresa, obligándonos a dar el cambio, y empujándonos a luchar para adaptarnos.

CREAN EN EL EVANGELIO

Por eso, hoy nos dice el Señor: "Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Conviértanse y crean en 

el Evangelio". (Mc.1).

Es importante recapacitar a tiempo, y darnos cuenta que la vida ocupa cambios. Pero es necesaria la conversión, para mejorar la vida.

Y no hay que esperar a que la vida nos sorprenda, y nos obligue a dar cambios inesperados.

CONFIAR EN EL SEÑOR

Se necesita vencer el miedo a lo desconocido; y para eso, contamos con la ayuda de Dios. Hay que confiar en el Señor, para atrevernos a vivir 

el cambio.

El único que no cambia, es Dios. Y solo en Él, podemos alcanzar la estabilidad que necesitamos; para así poder permanecer estables, en medio de tanta inestabilidad.