¡Ponte en forma!

Recupera tu peso ideal después de las celebraciones

¡Ponte en forma!
Después de haber disfrutado de la Rosca de Reyes y de ¡por fin! finalizar con las celebraciones navideñas y Año Nuevo, te das cuenta que, con los excesos, la báscula no es tu mejor aliada y más, tras estos días que hemos pasado en casa.

La pregunta es clara: Si estamos pensando en ponernos a dieta con el comienzo del año, ¿qué recomendaciones debemos seguir?.

Bajar de peso cuesta.

Los kilos no se acumulan de un día para otro y tampoco se pierden con la rapidez que nos gustaría. 

Lógicamente, también va a influir cuál es el exceso de peso, no es lo mismo perder 5 kilos que 10 y si te descuidaste y eres una persona con tendencia a subir de peso, seguro subiste de 3-4 kilos.

Cuanto antes empieces a mentalizarte y a incluir cambios conductuales, dieta y ejercicio mejor.

OBJETIVO CLARO

Es recomendable tener un objetivo muy claro y motivación para que puedas conseguir lo que quieres.

Si hay algún día que no has podido controlarlo del todo no te desesperes.

Es un proceso largo, que requiere disciplina y no hay que tirar la toalla.

Y es que está claro que cuando acaban los festejos navideños y de fin de año, solemos acabar con kilos de más, ¿qué podemos hacer para liberarnos de ellos de forma saludable?.

MULTIFACTORIAL

El problema del sobrepeso es multifactorial y requiere un enfoque muy global.

Los 3 pilares fundamentales para enfocar nuestra pérdida de peso son la modificación conductual, la dieta y el ejercicio.

Lo ideal, es ponerse en manos de un profesional que pueda hacerte un buen estudio antropométrico, nutricional, así como historia clínica.

Adaptará tu dieta a tus condiciones nutricionales, físicas y médicas.

Se trata de hacer tu dieta y no la de los demás, esa que le ha ido bien a una amiga no sirve.

Busca el equilibrio, no los extremos.

ALIMENTOS

¿Qué alimentos no pueden faltar en nuestra dieta si nuestro objetivo es decir adiós a los kilos de más?.

Hay que tener muy presentes los alimentos que no deberían faltar en nuestra lista de la compra en estos primeros días del año.

Aquellos que sean ricos desde el punto de vista nutricional pero que no sean muy calóricos, y que, además, sacien bastante.

VERDURAS

Las verduras, que nos aportan fibra que mejoran el tránsito intestinal, vitaminas antioxidantes como la Vitamina C y E y minerales como el hierro, zinc, cobre, magnesio etc.

Además, tienen un alto contenido en agua, lo que les confiere

propiedades diuréticas.

Dentro de las verduras tenemos una gran variedad como las alcachofas, las espinacas, espárragos que son diuréticos, o la cebolla, el puerro y el apio, que son diuréticos y saciantes.

HIDRATOS DE CARBONO

También los hidratos de carbono de absorción lenta, como arroz, pasta o cereales, es importante comerlos de forma controlada, si hacemos ejercicio y mejor no tomarlos por la noche, así como proteínas de origen animal y vegetal, carne, pescados mejor azules que son una buena fuente de ácidos grasos de buena calidad.

FRUTAS

Y las frutas, como mandarinas, naranjas o kiwis, que son ricos en antioxidantes como la vitamina C y los bioflavonoides. 

Sin olvidar la piña que es muy diurética, ayuda a depurar y se digiere bien. O los tomates: Ricos en licopeno que es un antioxidante.

Y, por último, no olvidar el aceite de oliva, que aporta vitamina E y antioxidantes.

Cuidado, eso sí, con la cantidad, ya que 1 gramo de grasa tiene 9 kilocalorías.

PLANIFICA

La importancia de planificar.

En ocasiones, la clave es cambiar hábitos sencillos de nuestro día a día, que pueden ayudarnos a conseguir este objetivo. 

NO IMPROVISAR

No ir nunca a surtir tu despensa con hambre o sin llevarla detallada.

Evita tener en tu casa o al menos al alcance de la vista aquellos alimentos que sabes que te gustan y que no debes comer.

Muévete: Ir al gimnasio, salir a caminar, practicar un deporte que te guste y se adapte a tus condiciones físicas es vital si quieres perder peso. Una buena opción es caminar diariamente 45 minutos, y subir escaleras caminando. 

Agarra el coche sólo cuando sea imprescindible y bájate una o dos paradas antes del trasporte público y llega caminando a tu destino.

COME DESPACIO 

Dedica un tiempo a comer y ser conscientes de que estamos comiendo y cómo lo comemos para tener y reconocer nuestro nivel de saciedad. 

Es importante comer despacio, masticando los alimentos, no engullir.

La comida debe durar mínimo 20 minutos que es el tiempo que tarda en llegar la orden de saciedad al cerebro.