¿Por qué Isabel II no usó cubrebocas en su reaparición oficial?

¿Por qué Isabel II no usó cubrebocas en su reaparición oficial?
El pasado 15 de octubre, la reina del Reino Unido y de los otros reinos de la Mancomunidad de Naciones regresó a la escena pública acompañada de su nieto, el príncipe William y futuro heredero al trono, pero llamó la atención que ninguno de los dos llevaba puesto un cubrebocas como dictan las normas de salubridad en el mundo. Pese a que Guillermo de Cambridge sí ha usado mascarilla en otras ocasiones, solo o con Kate Middleton, esta vez lo vimos sin protección facial, aunque sí cumplieron con el sano distanciamiento.
Tras pasar varios meses en autoaislamiento en el Castillo de Windsor, donde estuvo con su esposo, el duque de Edimburgo, la reina Isabel II visitó el laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa, en Porton Down, para inaugurar un centro de investigación para análisis energético.
Esta aparición recibió críticas debido a que unas personas decían que la reina Isabel II debía dar el ejemplo de usar cubrebocas en todo momento mientras que otras apelaron a la inquebrantable salud de la monarca, pero para esto hay una explicación.
De acuerdo con el diario inglés "Express", la abuela del príncipe William salió sin cubrebocas con la debida orientación médica que la ha cuidado en todo este tiempo, además, las personas que compartieron el espacio con ella fueron sometidas a pruebas de Covid-19 y todas dieron negativo. "Se ha buscado asesoramiento específico del médico y las partes relevantes y se tomaron todas las precauciones necesarias, trabajando en estrecha colaboración con (el laboratorio)", dijo un portavoz del Palacio, según "Express".
Sin embargo, en la información dada por el palacio de Kensington no ahondaron si el duque de Cambridge también fue sometido a la prueba del virus. "El primer compromiso oficial de la reina fuera de una residencia real por primera vez en siete meses ofrece una garantía visible y oportuna de que la vida diaria puede continuar durante la pandemia en una forma modificada, incluso para alguien en sus 95 años", comentó Joe Little a "Herald Scotland".