Sábado santo

Los cristianos oran en silencio y esperan la resurrección del señor

Sábado santo
Los primeros siglos dentro de la historia de la Iglesia el Sábado Santo se caracterizaba por ser un día de ayuno absoluto, previo a la celebración de las fiestas pascuales.

Pero es a partir del siglo XVI, que con la anticipación de la vigilia a la mañana del sábado, el significado litúrgico del día quedó completamente relacionado con "Sábado de Gloria", se le denomina popularmente hasta que las sucesivas reformas de nuestro siglo han devuelto su originaria significación.

ESPERANZA

El Sábado Santo debe ser para los fieles un día de intensa oración, acompañando a Jesús en el silencio del Santo Sepulcro.

Parece que la historia de Cristo ha terminado, que la causa de Dios se ha perdido. Pero Jesús desciende a los infiernos para librar a los justos de la Antigua Ley en premio a su vida de fe en las promesas mesiánicas.

El cristiano, unido a los dolores de María, sabe que el silencio de Dios en el mundo es sólo aparente y se llena de esperanza para la vida futura.

LUZ DEL SEÑOR

Esta es una Vigilia en honor del Señor, de manera que los fieles tengan encendidas las lámparas como los que aguardan a su señor cuando vuelva para que, al llegar, los encuentre en vela y los haga sentar a su mesa.

VÍA MATRIS

Como parte de las ceremonias religiosas de Semana Santa que se llevan a cabo en los templos e iglesias está el rezó de la Vía Matris, que significa el camino de María de regreso del sepulcro.

Este ejercicio piadoso se llevará a cabo hoy Sábado Santo y la manera de rezarlo es contrario al Vía Crucis, se empieza de la última estación del propio Vía Crucis a la primera.

DOLOR DE MARÍA

Cabe destacar que no se reflexiona como en el Vía Crucis, sino que son las expresiones u oraciones que van dirigidas al dolor de María.

Con esta ceremonia se trata de estar cerca de María, por el dolor tan grande que Ella siente al regresar del sepulcro y esperar la gloriosa Resurrección del Señor.

Cuando el Vía Matris llega a la primera estación, entonces, ya se hace referencia a la resurrección y se menciona que María fue la única persona que nunca dudó de que Cristo resucitara.

Con esta ceremonia se conecta a la Semana Santa hasta la Vigilia Pascual.

MADRE DEL REDENTOR

La razón por la cual María es ben-decida de esta forma extraordinaria por el Señor, es por la misión que a Ella se le iba a entregar: La de ser la Madre del Redentor.

La razón por la cual cada uno de nosotros es bendecido por Dios, es porque también tenemos una misión muy especial de cara al mundo, de cara a la propia familia y de cara a la sociedad en la que vivimos.

MISIÓN

En María se produce la preservación por parte de Dios.

María no es tocada por el pecado; en cambio los cristianos tenemos que caminar y luchar para corregir esa marca del pecado.

Sin embargo, de la misma manera en que María tiene una gracia muy especial por parte del Señor, no hay que olvidar que también nosotros la tenemos, porque tenemos la gracia de Dios para poder llevar a cabo nuestra misión.

PLAN DE VIDA

Cuando Dios manifiesta su plan en nuestra vida, también puede sentir preocupación, inquietud, incluso miedo. "No temas María", le diría el ángel.

SÍMBOLO DE FE

Cristo no es velado porque resucitó en la noche o para esperar la resurrección, sino para expresar que se vive la espera, en la vigilancia y en la esperanza de la venida del Señor, del cumplimiento del nuevo y definitivo paso con él.