¿Tienes un gato por primera vez? Así puedes mantenerlo sano y limpio

¿Tienes un gato por primera vez? Así puedes mantenerlo sano y limpio

Si es la primera vez que incluyes un gato en tu vida, es comprensible que tengas muchas dudas, pero sin temor a equivocarnos la principal tiene que ver con su salud e higiene. ¿No es así?

No te preocupes si no tienes idea de cómo lograrlo, en esta nota verás algunas pautas aprobadas por veterinario para tener a tu gato saludable y limpio toda su vida.

Haz que sea un gato de hogar

Es un mito que los gatos necesitan dar vueltas por el vecindario para ser felices. Deambular por el barrio puede ser riesgoso para él. Basta con que se tope con un perro intolerante u otro gato marcando territorio para que se desate el infierno.

Los gatos también se pueden extraviar. Además, la sobrepoblación canina en las calles ha crecido de manera alarmante, así como las enfermedades de contagio. En casa puede encontrar diversión, solo adapta un espacio donde pueda trepar, jugar y rascar.

No lo bañes

Puedes limpiar sus oídos y cepillarlo, de hecho, debes hacerlo, pero bañarlo está de más. Lo único que conseguirías es que tu michi se estrese de manera tal, que no vuelva a confiar en ti y te considere como un enemigo.

Por si no te has convencido, aquí hay más razones por las que no debes bañar nunca a tu felino:

?     Es un animal muy limpio, él mismo se lava constantemente.

?     Dentro de su naturaleza no están incluidos los chapuzones.

?     Si no sale a la calle, no está sucio.

Dale arena de calidad

Hay quienes usan aserrín o arena común para el baño de sus mininos y no saben el riesgo que implica usar este tipo de materiales e incluso creen muy alto el precio de la arena para gatos y creen que pueden suplirla con cualquier cosa.

¿Cómo reconocer la arena más adecuada? Debe cumplir con las siguientes características:

?     100% natural.

?     Biodegradable.

?     De fácil adaptación.

?     Ligera y absorbente.

?     Duradera.

El baño es el espacio más importante para tu gato. Depositar excremento o pipí es todo un arte para él y puede ser muy quisquilloso a la hora de evaluar la arena. Por este motivo y por salud, es importante que adquieras la mejor arena para gatos.

Cómprale un rascador

Rascar es una actividad elemental para todo gato, así como lo es dormir, comer o hacer del baño. Por eso es inevitable que, al principio, tus muebles y puertas terminen arañados. La solución es: comprarle un rascador y enseñarle que debe desgastar sus uñas en él.

Piensa que, para tu gato, cambiar del mueble al rascador no será fácil y no ocurrirá de un día para el otro, sino gradual. Pero si tienes suerte, tu felino entenderá a la primera y no tocará nunca más los objetos de casa, ¡ten paciencia!

No le cortes las uñas si no es necesario

Las uñas son esenciales para tu gato, no solo porque las usa para defenderse y trepar, sino también porque con ellas marca la casa dejando pequeñas cantidades de feromonas en cada rasguño. Esto lo hace para reconocer los lugares donde le gusta estar. 

Si ves que sus uñas han excedido de tamaño o están encarnadas, llévalo al veterinario para que solo corte las puntitas, jamás al ras. Incluso lo puedes hacer tú con un alicate pequeño, eso sí, primero pídele a un experto que te enseñe.

Llévalo a vacunar y desparasitar

Finalmente, pero no por eso menos importante, es obligatorio que lo lleves a vacunar cada que le toca. Muchas personas creen que los felinos caseros no se vacunan, pero son tan vulnerables como los perros de padecer terribles enfermedades.

Acude con tu veterinario de confianza y pide información para que anotes en el calendario cada que tenga que recibir un piquete. Hacerlo le ayudará a prevenir leucemia (haz una prueba antes para ver si no la porta ya), rabia, rinotraqueitis, calicivirus o panleucopenia.

Hacerte cargo de la vida de un gato puede ser retador al principio, pero verás que con el pasar del tiempo los resultados serán increíbles y te volverás más y más conocedor de la vida gatuna.