Vitamina C

El ingrediente cosmético antiedad

Vitamina C
Son muchas las que desconocen el poder añadido que se consigue al aplicar cada cosmético a la hora que corresponde y los expertos no dejan de insistir en lo importante que resulta. 

La razón no es otra que las necesidades que tiene la piel en cada momento y, si por la noche lo que pide es una ayuda extra para regenerarse y prepararse para afrontar los daños a los que se enfrentará por la mañana, la protección es fundamental cuando amanece.

EN PRIMAVERA

Diseñar tu rutina de belleza en función de la estación del año es otra garantía de éxito y los especialistas ya han revelado cuáles son los cambios que debes realizar en primavera: Apostar por limpiadores suaves, dosificar la exfoliación y añadir fórmulas antioxidantes con las que combatir los efectos negativos de los rayos solares. 

Uno de los súper ingredientes más famosos con los que cumplir con este último punto es la vitamina C, el activo iluminador y antiarrugas que transformará tu ritual a mejor y del que los que más saben de belleza desvelan todos sus secretos.

ILUMINADORA

Los poderes de la vitamina C.

Iluminadora, antiedad, igualadora del tono, protectora frente al daño oxidativo que provoca la exposición solar, la contaminación o el estrés.

La vitamina C se ha ganado su buen nombre a pulso y no hay rutina de belleza que no cuente con ella, sobre todo en primavera, cuando la intensidad de la luz natural se intensifica más cada día.

BENEFICIOS

Mejora la absorción de hierro

y es esencial en la formación 

del colágeno. 

Si quieres una piel más radiante y un cabello más fuerte, la vitamina C juega un papel importante para que esto se

haga realidad.

No sólo tendrás una piel y un cabello más saludables, sino que los mantendrás.

ACCIÓN BEAUTY

También tiene una triple acción beauty del activo: La primera es antioxidante, pues combate 

frente al daño y el envejecimiento prematuro por exposición al sol, contaminación o estrés, también es antiarrugas, ya que incrementa la síntesis de colágeno y elastina para lograr una piel más firme y elástica; y, por último, destaca su poder para igualar el tono porque devuelve a la piel su vitalidad y luz natural. 

¿DE DÍA O DE NOCHE?

Como te adelantábamos, la hora a la que se aplica cada cosmético es fundamental para que funcione hasta sus máximas capacidades, una realidad de la que no se escapa la vitamina C: No solo podemos usarla por el día, sino que es el momento clave 

para hacerlo. 

Una rutina rica en vitamina C se aplicará mañana y noche, pero de hacerlo solo una vez, siempre será por la mañana.

De este modo, además de aportar todos sus beneficios habituales, ofrecerá una protección antioxidante ante los temidos radicales libres. Aparte, aporta una luminosidad que es mejor aprovechar por el día. 

PIELES REACTIVAS

Apta para pieles reactivas.

Existen algunos activos de los que huyen aquellas a las que 

les aparecen rojeces o 

irritaciones en la piel con 

facilidad y la vitamina C es uno de ellos. Sin embargo y a pesar de su mala fama en este sentido, cuando la fórmula es buena, el 

problema desaparece.

COLOR

Puede irritar cuando se oxida, pero si esto ocurre, es porque no es una fórmula estable.

Como truco para dar con un cosmético de calidad, un detalle en el que fijarse es en el color: Cuando los sueros estén transparentes o blanquecinos, lo normal es que no estén oxidados y en buenas fórmulas esta duración suele superar los 12 meses. 

NO MANCHA LA PIEL

Otro mito que los especialistas se encargan de desmentir es la creencia popular de que la vitamina C mancha, un daño colateral que tiene que ver con la calidad de la fórmula: Cuando se trabaja con vitaminas C muy poco estables, ácido ascórbico puro, éstas podrían producir 

sensibilidad cutánea y, al 

eponer la piel al sol, 

producir hiperpigmentación.

Sin embargo, esto no ocurre con las formas estables de vitamina C a partir de fosfato de sodio de vitamina C, tetrahexildecil ascorbato o ácido ascórbico etilado. 

PROTECTOR 

SOLAR

Eso sí, como protección indispensable tanto si se incorpora el activo en la rutina de belleza como si no, aplicar una crema con SPF adecuado a diario no es negociable, palabra de experto. 

ALIMENTACIÓN

Por último, una realidad que respalda la opinión de dermatólogos y otros entendidos en cuidado de la piel es que la alimentación juega un papel fundamental en la belleza. 

A partir de esta sustancia el organismo genera el colágeno, que tan vital resulta para la piel. 

Por ello, los alimentos ricos en Vitamina C, como la naranja, son muy recomendables para mejorar el contorno de los ojos.

Para llenar la cesta de la compra con los alimentos más ricos en esta sustancia además de las naranjas, los frutos rojos, las mandarinas, el brócoli, la lechuga, las fresas, el melón, el kiwi, los pimientos rojos y verdes o el limón son otras opciones que potenciarán tu rutina beauty desde dentro.