Vives pegada al celular por el confinamiento

Adopta costumbres saludables

Vives pegada al celular por el confinamiento
Las nuevas tecnologías han llegado para quedarse y más, aún, debido al confinamiento por la pandemia  por el Coronavirus.

El teléfono celular se ha convertido en una especie de apéndice de su mano. 

Tanto es así, que cualquier instante es bueno para conectarse, y aprovechamos para mirar nuestro celular en forma ininterrumpida para estar al tanto de las cosas.

Toca poner límite, si no queremos que incluso se vea afectada nuestra salud, sobre todo, de quienes están en cuarentena o se encuentran confinados en casa.

Es adecuado poner en marcha hábitos tecnosaludables esenciales.

Por ello, es necesario ese giro en nuestras costumbres para evitar lo que se ha dado en llamar tecnoestrés.

Pero, hay que partir de por qué creen los expertos que nos hemos hecho tan dependientes del celular.

Lo primero que habría que tener en cuenta es que los dispositivos son altamente adictivos porque introducen al adulto en un circuito de recompensa digital a través de la producción de un neurotransmisor, la dopamina, también conocido como la hormona del placer´ o la hormona de la felicidad.

SENSACIÓN

Los estímulos que recibimos a través de las pantallas hacen que el cuerpo produzca dopamina, lo que les genera una sensación placentera y nos empuja a volver una y otra vez a la pantalla en busca de esa sensación.

Es decir, a mayor estímulo, más dopamina y más placer.

INSTAGRAM

Diversos estudios confirman que solemos recurrir al celular cuando estamos aburridos o bien cuando estamos estresados.

Esto hace que asociemos el desconectar y descansar con el hecho de saltar de video en video o coleccionar frases de Instagram o Facebook. Esto es hoy en día una fuente tremendamente atractiva y poderosa, es a través de las pantallas donde se encuentra placer.

ANSIEDAD DIGITAL

Preguntamos si es normal esa sensación de pánico que les entra a algunas personas cuando se olvidan el móvil, lo pierden o se les estropea.

La hiperconectividad a la que están expuestas muchas personas puede hacer que desencadenen cuadros de ansiedad, o más bien dicho, ansiedad digital.

Depende en gran medida del tipo de uso que hagan de sus dispositivos.

Es decir, si trabajan con ellos las 24/07 es totalmente entendible que se desencadene en ellos la necesidad imperiosa de regresar a casa a buscar el cargador o el móvil, o llegar corriendo a la oficina y pedir un cargador o incluso llevar dos móviles, para evitar llegar a una situación muy desagradable y desestabilizantes para ellos.

La clave es intentar hacer un uso consciente y responsable de los dispositivos.

DESCONEXIÓN NECESARIA

Y es que nos hemos encontrado con que, de repente, comemos con el celular, hay teléfonos que suenan en todas partes y a toda hora.

Como en todo, la clave es la educación y el respeto.

Es muy importante que nos paremos a pensar qué estilo de vida queremos llevar, qué es lo más importante en nuestras vidas, cuáles son los valores que tenemos, y vivir en coherencia y alineados con ello.

Es decir, si yo considero a mi pareja y/o familia es lo más importante, debo tomar cartas en el asunto y promover un uso adecuado de las pantallas para cada integrante de la familia, teniendo en cuenta edades, horarios, actividades, etc. 

CONEXIÓN EN PAREJA

Y en cuanto a la pareja, siempre es recomendable pactar tiempo de conexión, adecuados a las necesidades y prioridades de cada uno, y tiempo de desconexión, es decir, tiempo de comunicación, de miradas, de gestos, de sonrisas, de compartir sin dispositivos en las manos, en las comidas.