William y Kate sorprenden a niños a través de Instagram

William y Kate sorprenden a niños a través de Instagram
Catalina de Cambridge y el príncipe William no paran de trabajar en nombre de la familia real de Reino Unido en medio de la pandemia por coronavirus. Esta vez y con un social media manager al mando, los futuros reyes de Inglaterra sostuvieron una videollamada sorpresa con unos niños de educación primaria, a través de Instagram.
Alegres y muy cercanos con su audiencia, Kate Middleton y Guillermo de Cambridge llamaron a la Casterton Primary Academy, en Lancashire, donde los maestros siguen acudiendo a trabajar para apoyar a los hijos de quienes están al frente de la lucha contra la epidemia de Covid-19, y cuidar a los niños de hogares vulnerables.
El príncipe William, de 37 años, y Kate Middleton, de 38, llamaron previo al Domingo de Pascua para charlar con los pequeños y sus maestras sobre sus actividades. ¡Cuál fue su sorpresa ver a los niños con orejas de conejos!
Los duques de Cambridge agradecieron a los profesores por su trabajo incondicional en estos momentos de crisis.
Kate y William comenzaron saludando a los niños que tenían al otro lado de la pantalla, les preguntaron sus nombres y también en quiénes se habían inspirado para crear sus dibujos. Los niños disfrazados con orejas de conejo lograron que los duques soltaran la carcajada por su genialidad.
Uno de los pequeños le regaló, de manera virtual, un dibujo de flores a la mamá de los príncipes George, Charlotte y Louis. La duquesa y mamá de tres vistió un jumper en color amarillo de Zara, una de sus marcas low cost favoritas, además, llevaba unos aretes de Zoraida London.
Cada vez es más frecuente escuchar la voz de los duques de Cambridge a través de sus redes sociales, pues su deseo de acercarse a la gente y mostrar más empatía con sus causas los han llevado a estar activos en sus redes sociales, especialmente ahora que tienen al social media manager que trabajó con Meghan Markle y el príncipe Harry.
Además de su plática con los niños, Kate y William de Cambridge intercambiaron algunas palabras con el personal educativo del lugar.
"Debe ser un gran alivio para todos los padres que son trabajadores clave saber que sus hijos tienen la normalidad, la estructura y un lugar seguro".