Fitch, otra vez con perspectiva negativa de PIB

La economía mexicana no crecerá más del 2.5% anual por suspensión de las reformas, advierte

Fitch, otra vez con perspectiva negativa de PIB

Ciudad de México.- La calificadora Fitch Ratings volvió a revisar sus perspectivas económicas para México, esta vez disminuyó en 0.3 puntos porcentuales la posibilidad de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para los próximos años, colocándolo en 2.5 por ciento, vinculado principalmente con la inversión en materia energética, asociada a las políticas de la nueva administración.

Esta cifra contradice la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de generar un crecimiento económico de 4 por ciento anual para el país. Postura que fue respaldada por el empresario Carlos Slim durante la presentación del informe de los primeros 100 días de Gobierno del mandatario mexicano.

Las proyecciones de crecimiento emitidas por Fitch evaluaron el potencial de diez economías emergentes (India, China, Indonesia, Turquía, Polonia, Corea del Sur, México, Sudáfrica, Brasil y Rusia) para los próximos cinco años y concluyeron que éstas se han deteriorado, principalmente, debido a que el panorama de inversión no es claro.

"Esto se traduce sencillamente en un menor crecimiento de la productividad laboral, ya que vemos menos posibilidades de aumentos en la relación capital-trabajo, o aumento de capital", expuso Maxime Darmet, del equipo de Economía de Fitch Ratings.

En el caso de México, el crecimiento potencial disminuyó debido a las condiciones generalizadas para las demás economías emergentes, particularmente por una menor inversión en el sector energético debido a "que el nuevo gobierno suspende la implementación de las reformas en el sector". Otro elemento que contribuyó a la disminución en la perspectiva de crecimiento del PIB nacional fue que la población económicamente activa también disminuirá durante los próximos cinco años. 

Pese a esto, determinó que la demografía continúa siendo el principal apoyo para el crecimiento económico de México y cuando comience su declive, éste generará presiones en las finanzas públicas.