La UE ve un permanente retroceso de la paz en México

La UE ve un permanente retroceso de la paz en México
 La paz y la seguridad en México están en riesgo por la aparición de nuevas amenazas híbridas como el terrorismo, la delincuencia, los conflictos violentos y los impactos del cambio climático, señala el Índice de Normandía elaborado por el Servicio de Investigación del Parlamento Europeo.
Se trata de la segunda edición de un índice diseñado para medir el nivel de amenazas para la paz, la seguridad y la democracia en el mundo. Por vez primera, el reporte incluye a México como caso de estudio.
El índice hace una evaluación de la situación de México durante el último año fiscal y tiene como base el desempeño del país para hacer frente a 11 amenazas identificadas.
"A pesar de los importantes avances logrados en la lucha contra el crimen organizado, México ha experimentado un aumento de los delitos violentos y homicidios, afectando a civiles y políticos por igual", indica.
En su apartado sobre México, sostiene que el país sufre de fuentes tradicionales de conflicto, así como de nuevas amenazas híbridas. "México ha sufrido una actividad delictiva organizada a gran escala, incluyendo tráfico de drogas, secuestros y extorsión, al menos, desde la década de 1980, cuando los grupos criminales mexicanos comenzaron a coordinar y asignar zonas regionales de control y a establecer rutas de tráfico".
Afirma que la violencia resultante no sólo se debe a la competencia entre cárteles, sino también a la "guerra contra las drogas" declarada oficialmente por el Estado mexicano en 2006.
Estima que más de 61 mil personas han desaparecido en el país por delitos relacionados con las drogas desde ese año.
El estudio señala que a la herencia del pasado, se agregan otras amenazas de actualidad, algunas suponen un riesgo más elevado que otro, comenzando, de mayor a menor, por conflictos violentos, terrorismo, criminalidad, cambio climático y fragilidad del Estado.
El caso de México contrasta con el de Centroamérica, una región más vulnerable a la delincuencia cibernética, la inseguridad energética, la desinformación y la vulnerabilidad de los procesos democráticos.
Los desafíos que enfrenta el país se han traducido en un deterioro generalizado de la paz por tres años consecutivos desde 2016 y en un aumento de la tasa de homicidios, con niveles históricos en 2018, con 27 muertes por cada 100 mil habitantes, es decir, más de 34 mil víctimas.
"Se trata de un aumento del 80.5% con respecto a los niveles de 2015, superando el pico anterior de 2011".
Asegura que la violencia con armas de fuego igualmente va en crecimiento, la tasa de delitos en este rubro se ha duplicado, de 13. 5 por cada 100 mil personas en 2015 a 28.6 en 2018.
La misma tendencia negativa registra la tasa de delitos violentos, un crecimiento de 25% desde 2015, afectando tanto a civiles como a la clase política.
Recuerda que durante el ciclo electoral de 2018, se registraron al menos 850 actos de violencia política, con un saldo de por lo menos 175 candidatos o funcionarios electos asesinados.
"La geografía de México, entre dos océanos, lo hace vulnerable a los fenómenos meteorológicos severos y al cambio climático; el país tiene una ley de cambio climático desde 2012".
El Índice es resultado de un memorándum suscrito entre la región de Normandía y el Parlamento Europeo en 2018; difiere de otros indicadores al tener como base de medición la estrategia global de la Unión Europea (UE). Está compuesto por 137, contando los 27 socios comunitarios como uno. En la edición en inglés del informe, México aparece en el escalafón 79.
El documento hace referencia a la participación de la UE en los retos que enfrenta México. Señala que la UE está intensificando su cooperación con México en la lucha contra el crimen organizado; hace referencia al acuerdo de trabajo entre las autoridades mexicanas y Europol suscrito en julio pasado.