Fundador:
Miguel R. Valladares García

miércoles 18 julio 2018

Trump usa sufrimiento humano como “mercancía” a cambio de presupuesto

AP
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

SAN SALVADOR (EFE).- El “sufrimiento humano” causado por la política migratoria de “cero tolerancia” de Donald Trump en EE.UU. es una “mercancía” que usa para tratar de obtener el presupuesto para recrudecer la seguridad fronteriza, dijo el director de una organización salvadoreña en una entrevista con Efe.

El magnate y su política migratoria han provocado un rechazo casi generalizado dentro y fuera del país norteamericano tras la publicación de imágenes de niños separados de sus padres y encerrados en centros de resguardo.

De acuerdo con César Ríos, director ejecutivo del Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI), la separación de las familias migrantes que ingresan irregularmente es solo uno de los puntos de la estrategia de “cero tolerancia” de Trump, que ha llegado incluso a “faltar al respeto” de las relaciones diplomáticas.

Señaló que entre estas medidas se encuentran el reciente anuncio del Departamento de Justicia de que las víctimas de violencia doméstica o de pandillas no recibirán asilo, la separación de familias con hijos nacidos ese país, y la “criminalización” de la migración irregular.

“El problema es que utiliza el sufrimiento humano como mercancía de cambio para poder negociar otras cosas y eso es condenable”, aseguró Ríos, quien señaló que Trump busca con esto “que le otorguen presupuesto para aumentar la patrulla fronteriza, contratar más jueces y para el famoso muro”.

También subrayó que la administración Trump ha tomado acciones contra los migrantes, al menos los salvadoreños, que van contra los protocolos diplomáticos, como en el caso de la separación de niños de sus padres.

Explicó que esto quedó en evidencia en el hecho que la Cancillería del país centroamericano carecía de información sobre el número de niños encerrados sin sus progenitores.

“Estados Unidos ha hecho todo eso sin consultarle al país, faltando al respeto a la representación diplomática y consular que tenemos para velar por nuestra población”, porque “tienen que darnos información”, acotó Ríos.

El activista lamentó la reacción de El Salvador y de otros países afectados, como Honduras, Guatemala y México, ante la separación de las familias migrantes y el resto de medidas, porque fue “una respuesta muy tímida”.

“Cuando hay una violación a ese nivel, tienen que activarse los mecanismos diplomáticos que existen, ahí tiene que hacerse un reclamo de país a país y el presidente tiene que exigir respeto por nosotros”, acotó.

El dirigente de INSAMI llamó a estos países a “unificar los criterios de abordaje de la problemática e identificar una estrategia de cómo actuar” en favor de los ciudadanos migrantes.

Sostuvo que también “falta un eje central” con el que unifiquen sus posturas ante la Administración de Trump, como hicieron con la solicitud de mantener el Estatus de Protección Temporal (TPS) y los beneficios para los “soñadores”.

La Cámara de Representantes de EE.UU. tumbó este jueves un proyecto de ley de inmigración de línea dura, mientras que el liderazgo republicano retrasó el voto sobre una medida más moderada, que incluye la ansiada financiación de Trump.

El texto proporcionaría un camino hacia la ciudadanía para hasta 1.8 millones de jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores” y evitaría la separación familiar, pero a cambio contiene 25 mil millones para la construcción del muro fronterizo que demanda el presidente.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), los principales motivos por los que los salvadoreños intentan llegar sin documentos a EE.UU. son la reunificación familiar, la búsqueda de mejores condiciones económicas y la inseguridad.

No obstante, Ríos señaló que la violencia, atribuida principalmente a las pandillas, está haciendo mutar el fenómeno, dado que se registra una baja en el número de deportaciones y una alza en la cifra de personas pidiendo asilo.

Minuto a minuto