Balvin hipnotiza con su reggaetón

Dominó el escenario; prendió los ánimos del público

Balvin hipnotiza con su reggaetón

Los Ángeles. - Decenas de miles de personas fueron testigos del hipnotizante ritmo que contagió el cantante colombiano J Balvin en la segunda jornada del Festival Coachella 2019, donde con su reggaetón prendió los ánimos del público.

En esta fiesta en el Empire Polo Club el músico puso sabor latino al "bailongo" que encantó y en el que tuvo como invitada a la vocalista española Rosalía.

El intérprete ofreció la primera actuación completa de reggaetón, en 20 años de Coachella.

Balvin dominó el escenario durante 45 minutos ante sus fans que llegaron para conectar con la naturaleza, probar comida orgánica y admirar la luz dorada, después de que el desierto californiano anocheció y cuando en las pantallas apareció la palabra "reggaetón".

"Nos demoramos 15 años para que llegara el reggaetón a Coachella", expresó enfatizando esta celebración histórica para la música latina y dijo estar orgulloso de ser latino.

A continuación, él hizo dupla con Rosalía en "Con altura", en el que la catalana se abraza del trap del colombiano. Cabe señalar que J Balvin ya había subido al escenario de Coachella, el año pasado, al ser invitado por Beyoncé.

Otra artista que tuvo éxito fue la estadunidense Billie Eilish, quien presentó su estilo que combina el pop, con electrónico, hip hop y el gótico, junto con un aspecto como si se acabara de levantar de la cama; ella compitió actuación de Tame Impala, la cabeza del cartel del día.

El electropop de la chilena Javiera Mena y la potencia de la banda Tame Impala también fueron parte de este encuentro, que continuará sus actividades este domingo.

Billie Eilish, una reina adolescente 

Solo tiene 17 años y un disco en el mercado, pero muchos expertos y millones de fans ya colocan como la próxima gran estrella de la música a Billie Eilish, que fue uno de las sorprendentes e indiscutibles figuras del festival que se celebra estos días en California.

Su presentación, que es un referente de lo "cool" y del gusto hípster, supone nuevo espaldarazo para una artista que inició componiendo temas en casa junto a su hermano y que recientemente alcanzó el número uno en Billboard, pasó por el plató de DeGeneres y fue objeto de dos largos perfiles en The New York Times y Los Ángeles Times.

Aunque actuaba en la noche del sábado en un lugar prominente, el público pronto se dio cuenta de que el Outdoor Theatre, el segundo escenario más grande del evento, se iba a quedar pequeño para esta joven angelina.

A la misma hora del concierto de Aphex Twin o de la sesión de Idris Elba como DJ, miles y miles de asistentes escogieron, sin embargo, ver a Eilish, que arrancó su actuación media hora tarde y mientras frente al escenario se producían algunas aglomeraciones.

Con una estética muy singular, a caballo entre el look rapero y el gótico y muy alejado del de otras cantantes femeninas, comenzó su exitoso concierto con "bad guy", uno de los éxitos de su recién publicado debut "when we all fall asleep, where do we go?".

Javiera Mena 

La chilena Javiera Mena subrayó en declaraciones su orgullo por ser la primera hispana de la comunidad LGBT que se presenta en este prestigioso festival.

"Creo que soy la primera artista latina LGBT (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales) que está aquí en Coachella, así que no es menor", explicó tras bajarse del escenario.

"Llevo la bandera (del activismo LGBT) y es importante, como latina, decirlo, reivindicarlo, porque aún no es algo normal. Todavía a día de hoy, sobre todo en la Latinoamérica más profunda, es un tema para muchas jóvenes que aún las cuestionan sus padres", dijo en referencia a una sociedad hispana en la que, dijo, pervive el "machismo".

Con dos acompañantes más para una banda en la que ella se ocupó de teclados y voz, la cantante convirtió uno de los escenarios medianos de Coachella en una gran fiesta más propia de una madrugada que de las tres de la tarde, el horario de 

su actuación.

Muy contenta y recuperándose todavía tras una actuación en la que no paró de lado a lado del escenario, reflexionó sobre la importancia de estar en eventos como Coachella, que son como un "símbolo", y de ampliar público en mercados como el estadounidense.

Además, aseguró que "cada día hay más apertura para la música en español".